lunes, 31 de agosto de 2009

CUENTAS


Fue este verano, en una cena con los amigos de siempre cuando una de ellas me dijo “El otro día echábamos cuentas y de todas nosotras, tú eres la que más novios has tenido”.

Joder, pensé, dicho así…

Y el caso es que aunque mi currículo sentimental es más que normalito y de hecho, los hombres de mi vida se cuentan con los dedos de una mano, muchas de mis amigas de la infancia (casi todas, mejor dicho), se han ido casando con el novio que estrenaron allá por el instituto.

Visto desde la barrera, unas parecen más felices que otras, pero en general a todas parece irles bien, lo que no deja de ser un milagro teniendo en cuenta la epidemia de separaciones que últimamente tiene más peligro que la gripe A.

Yo me miro el ombligo y me veo feliz. Con una felicidad continua y serena que debo, sin duda, a mi queridísimo. Una sensación que nada tiene que ver con la montaña rusa que era mi vida hace un par de años o con la frustración que me ahogaba unos cuantos más atrás.

Si los hombres de mi vida fueran muñequitos tendrían escenarios distintos, porque cada uno de ellos vivió conmigo en una ciudad diferente y con unas circunstancias distintas. Si los hombres de mi vida fueran libros contarían historias independientes, protagonizadas todas ellas por una mujer que a veces llegaba a no reconocerse.
Si los hombres de mi vida fueran viajes tendrían todos ellos principio y fin.

Y miro a mis amigas y las veo pasar los años en la tranquilidad de la convivencia diaria y algunas (una sobre todo) me dan envidia. Pero la verdad, no me atrevo a preguntarles si son felices.

8 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

A mi lo que me importa es que tu seas feliz, francamente...Miaaauuu!!

El Titanic, también se hundió dijo...

y si lo haces (preguntarle a alguna si es feliz), puedes desencadenar consecuencias imprevisibles... hay quien nunca se hace esa pregunta hasta que alguien hace que se lo cuestione.... mejor no preguntar...

Indo dijo...

cada uno tiene que vivir su vida, sea cual sea. yo también creo que cada momento es un escenario y un guión distinto, con un compañero distinto.
yo sí he tenido bastantes parejas, más o menos inestables hasta que llegó el loco y mis amigas, su novio y ya marido de toda la vida... y??? cada una ha escrito su historia. lo importante es que seas feliz.
un beso.

cristal00k dijo...

Busque, pruebe, compare... jejeje!

Los novios, son como las casas María. Y no es igual un piso de estudiantes de COU, que el de una licenciada con Máster y un buen trabajo... Si, si, ya sé que suena un poco nazi, pero la opinión es libre y esta es la mía, que no tiene porque coincidir con la de nadie, claro está.

Y, a veces, para llegar hasta aquí, había que pasar por allí...
Disfruta de tu FHMP y que digan lo que quieran!

Ah! y ni se te ocurra preguntar!

Besos y bienvenida guapa!

Labegue dijo...

No preguntes mujer, si seguramente no te vas a creer la respuesta.

No porque sea mentira, o quizás sí es mentira pero no lo saben.

Yo era la más feliz del mundo a los ojos de los demás. Que lo sepas.

Un beso!

Lupita dijo...

Mejor no preguntar... por lo que te puedan responder...
Besos, je, je...

Sánchez Mostolac, Alfonso dijo...

¡Ni se te ocurra preguntar! Pese a lo que digan, muchas veces es mejor vivir en la ignorancia. Y tampoco interrogues a tu partenaire sobre el tema, que te veo venir.

Alhuerto dijo...

Preguntar puede ser un problema... dependiendo de como y a quien preguntes.
Es más, la respuesta se podrá saber si es cierta dependiendo más de los gestos faciales que de lo que diga.

El tener una única pareja en toda tu vida cuando ya se tiene una edad.. mmmmm... si que es un tema aparte si.

Un beso.