miércoles, 31 de diciembre de 2008

ATENTADO EN EITB


Los hijos de su madre de ETA han volado hace apenas media hora la fachada del nuevo edificio de EITB, la autonómica vasca. Cojonudo. En su línea. Vamos a poner una bomba en un medio de comunicación, la televisión y la radio autonómica vasca que como todo el mundo sabe, son claves en la opresión del pueblo vasco. En el edifico se encuentra además de la EiTB, los periódicos EL MUNDO del País Vasco, 'Deia' y Antena 3. Muy cerca está la sede del Departamento de Hacienda de la Diputación foral de Bizkaia, el Hospital de Basurto, la Escuela de Ingenieros de Bilbao y el estadio San Mamés.

Gilipollas.

La radio televisión autonómica vasca, ETIB fue de las primeras autonómicas en nacer, precisamente en respuesta del hecho diferencial cultural innegable que es el euskera. Desde entonces ha ido creciendo en canales y oferta informativa, con unos índices de audiencia fantásticos y sobre todo con el reconocimiento y el cariño de la audiencia.

De casi toda la audiencia, claro.

Durante algunos meses, en los tiempos más duros de las coacciones a los medios de comunicación, viví con una furgoneta de la Policía Nacional en la puerta de la emisora donde trabajaba. Como periodista, he cubierto un montón de atentados, algunos fallidos, otros, desgraciadamente con víctimas. Y siempre con la misma sensación de rabia e impotencia.

Soy de Jaca, en el norte de la provincia de Huesca y como muchos sabréis, segunda residencia habitual de centenares de vascos. Son también, los valles de alrededor, zona habitual de paso, escondite y movimientos de comandos etarras. Y cada dos por tres, cuando me muevo por la zona, encuentro patrullas de policía nacional realizando esos benditos controles que tantas detenciones han propiciado.

El atentado contra EITB me ha cabreado especialmente. Atentar contra los medios es hacerlo contra el derecho básico de cualquier persona de saber lo que ocurre, de tener información y a través de ella crearse su propia opinión. Pero ya se sabe, la información es peligrosa y tener una opinión propia, un riesgo inasumible para muchos.

martes, 30 de diciembre de 2008

ME CARGA LA NOCHEVIEJA


Me carga la nochevieja. No lo puedo evitar. Me pasa lo mismo con los carnavales, las fiestas de mi pueblo, las cenas de Navidad de empresa y en resumen todas aquellas fechas institucionalizadas en las que por obligación tienes que hacer como que te lo pasas de miedo, beber, trasnochar sin ganas y perder los papeles.

Hace unos años, en aquellas épocas en las que se salía por obligación y había que estirar y estirar la noche por si pasaba algo, mi amiga Pilar, una de las personas con la mente más clara que he conocido nunca, vino a decir algo así: “Estoy hasta las narices de estar en un sitio lleno de humo en el que no me apetece estar, de pagar un huevo porque me pongan botellón, escuchando una música horrorosa y tal alta que no me deja ni hablar, rodeada de borrachos y encima, pasando sueño. Me voy pa´casa.” Y se fue. Y parecerá una chorrada, pero aquello cambió mi percepción de las noches de fiesta.

Ahora, salgo cuando me apetece, hago lo que quiero y cuando me aburro, me voy a casa, dando pie a mi amigo Tir a que me compare con Santa Orosia, cuyos mantos salen a ventilar una sola vez cada año.

Prefiero un cine vacío en sesión de madrugada a una discoteca y si hay que leer, que sea un buen libro y no una lista de cócteles. Que me cobren doce euros por un plato de pasta me parece una tomadura de pelo, pero aún me jode muchísimo más que me claven dos mil pelas por un lambrusco que en el supermercado cuesta doscientas y que en el restaurante no haya otra opción. Estoy hasta el moño de escuchar a Miguel Bosé en los bares y empiezo a sospechar que no es casualidad que un solo gin tonic de bar me provoque una resaca monumental cuando si lo tomo en casa me levanto estupendamente.

Y respeto profundamente a los amantes de la noche más salvaje. Pero a mi, sinceramente, me temo que se me ha pasado la edad.

Feliz nochevieja a los que salgan y también a los que decidan escapar.

sábado, 27 de diciembre de 2008

CUMPLIMOS UN AÑO


Para que poner excusas si los que me conocen ya saben que soy un desastre para fechas, aniversarios y demás, pero lo cierto es que con tanta fiesta y demás, se me había pasado por completo que...

CUMPLIMOS UN AÑO !!!!!

Parece mentira pero ha pasado un año desde que convaleciente de una de las peores gripes de mi vida, cuando sola, aburrida y cabreada en casa y gracias a las indicaciones vía msn del querido Manuel, nació "SOCIOLOGIA DE BARRA DE BAR".

Si entonces me hubieran dicho que sería capaz de mantener esto más o menos diligentemente y que cada día más de cien personas iban a entrar a leer las chorradas que iba escribiendo habría flipado. Pero sin duda alguna lo que de ninguna manera esperaba era encontrar un montón de gente fantástica que a través de sus blogs se han convertido en una suerte de amigos o confidentes virtuales que hoy son también parte de mi realidad virtual, pero realidad al fin y al cabo.

Es curioso como la vida a veces funciona a fuerza de coincidencias y casualidades. Apenas quince días después de estrenar el blog, FHMP apareció en mi vida cambiándola por completo y con su llegada, los temas, los personajes, las anecdotas que pensé iba a poder contar en un blog que nació para ser una crónica de mi recuperada soltería, se quedaron necesariamente en la cuneta. Afortunadamente.

Y si, es cierto que si el blog me llega a pillar en cualquier otro momento de mi vida reciente hubiera podido contar cosas infinitamente más interesantes sobre el amor, el dolor, los errores, las mentiras y las nuevas personas que iban asomándose a mi vida, pero entre el blog y yo, no tengo dudas. Elijo mi vida.


Así que hoy quiero celebrar con todos vosotros, los lectores, un año lleno de cosas buenas. Ojala vengan muchos más así y sobre todo, que la vida me permita seguir en contacto con todos vosotros y con aquellos que quieran sumarse a esta ventana abierta a mi vida.

Gracias por leerme, por hacerme sentir casi siempre comprendida y respaldada.

Gracias a todos, por estar ahí.

martes, 23 de diciembre de 2008

CARTAS DE AMOR


La primera vez que tuve la sensación fue en el Instituto, cuando mi profesora de literatura me pasó “Cartas a Güiomar”, la recopilación de las cartas de amor que Antonio Machado había enviado a su amor secreto Pilar de Valderrama. Durante los últimos años de la vida del poeta ella fue su refugio y su consuelo a pesar de que nunca quiso dejar a su marido y que en realidad, pasaron muy poco tiempo juntos y a solas. El intenso amor, el deseo, la desesperanza muchas veces, la plasmaron en aquellas cartas tan privadas.

Recuerdo que mientras leía aquellas frases no podía evitar sentirme como una intrusa espiando por el ojo de la cerradura de una puerta. El mundo privado de una pareja, el que ellos llamaban su “tercer mundo”, ese espacio íntimo fuera del tiempo y de la distancia quedaba de repente expuesto a los ojos de cualquiera merced a una decisión de los descendientes de ella que vendieron las cartas para su publicación.

¿Dormirán tranquilos? ¿Pensarán incluso que han hecho un gran servicio a la literatura al publicar escritos personales y privados, cartas de amor entre dos personas que fueron escritas única y exclusivamente para ser leídas por ellos?

Ocurre algo similar con los textos desechados por algunos autores consagrados. Al fallecer, los familiares caen sobre ellos como aves de rapiña y publican, publican y publican textos incompletos, borradores incluso, obras que sus autores nunca habrían permitido que vieran la luz.

Es, supongo, una cuestión de respeto que se pierde automáticamente en cuanto una editorial extiende un cheque. ¿Qué importa dejar al alcance de cualquiera la esperanza, el amor o el dolor de nuestro bisabuelo sin con ello pago mi hipoteca y además reconforto mi conciencia pensando que es literatura?

Los amores torturados suelen dar a luz cientos y cientos de líneas. Los amantes que no pueden emplear sus manos para acariciar las dedican a la escritura. Es amor hecho palabras, intenso, desnudo y descarnado. Intimo y privado. Las cartas de Machado a Pilar eran cartas de amor, no literatura, como pueden ser las mías, las vuestras, las de cualquiera que en un momento de su vida tenga la necesidad de confesar lo que siente a través de unas frases.

Hoy me ha llegado "Hombres ilustres, sus cartas de amor" que acaba de publicar Concha Calleja. Recoge en un puñado de páginas cartas de amor de escritores, músicos, políticos y hombres de ciencia. Y todos, claro, fallecidos hace tiempo.

viernes, 19 de diciembre de 2008

NAVIDAD

Epifanía. Pinturas románicas de Navasa (Jaca)




ME GUSTA LA NAVIDAD


Si, que pasa?


ME ENCANTA LA NAVIDAD


Igual es porque tengo educación cristiana y recuerdo con cariño ese tiempo de adviento de la infancia, en el que recortábamos papeles de colores y montábamos belenes de plastilina o quízá sea porque llevo casi la mitad de mi vida volviendo a casa cargada de maletas por estas fechas como el turrón, pero me encanta la Navidad.


Me gusta ver a mi padre quemar el poncho en la cocina y sentir como el olor dulce de las frutas y el vino de cuela por los rincones de casa de mis padres. Me gusta sacar manteles, cristalerías y vajillas guardadas el resto del año esperando que vuelva diciembre. Me gusta reencontrarme con mi hermano, al que veo mucho menos de lo que quisiera y meternos los tres, con mi madre en la cocina, a hacer experimentos. Me gusta hablar ratos y ratos por teléfono con los amigos que viven lejos y a los que recuerdas simpre por estas fechas. Me gusta sacar en la sobremesa viejos álbumes de fotos y rastrear las historias de aquellos rostros. Me gustan los invitados de última hora, vecinos que están solos o amigos que no tienen plan, que se suman como uno más de la familia.


ME GUSTA LA NAVIDAD


Y sin embargo, llevo varios años con navidades tristes. Primero de hospitales, después de duelos, rupturas o funeral. Y se que este año va a ser también un año de navidades amargas en las que estaré apremiando al reloj para que las horas pasen rápidas.


Pero también se, confío, quiero creer que las navidades dulces y luminosas volverán de nuevo un año de estos, que en realidad esto no es más que un ciclo que terminará tarde o temprano y que dentro de algún tiempo volveré a estrenar diciembre con la emoción que siempre me ha provocado la espera de la Navidad.



FELICES FIESTAS A AQUELLOS QUE LAS DISFRUTEN


Y a los que no, que los días y las noches pasen rápido. Cuando más, mejor.






jueves, 18 de diciembre de 2008

LIMITES


Una vez, cuando hacía magazines pedí a los oyentes que llamaran a la radio para contar la mayor burrada que hubieran hecho por amor. Y algunos, las habían hecho muy gordas.

En un comentario al post anterior, INDO apunta "el amor no nos lleva nada más que a hacer idioteces. Cuando las hacemos parecen cosas monas, pero visto desde fuera esos ojos tiernos parecen un poco ridículos".

Y tiene toda la razón.

Lo bueno que tiene el amor, el de verdad, la fase de enamoramiento máximo, es que te anula el sentido común, la percepción del tiempo y el espacio, la vergüenza y en casos extremos incluso el instinto de supervivencia. Es mi punto de vista, claro, mi percepción visceral y radical del amor. Otros, lo que tienen una visión mas racional se echarían las manos a la cabeza.
.
¿Dónde están los límites?
¿Cuando algo romántico se convierte en ridículo?
¿Como se mide el amor?
.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

QUE SE PASAN LA VIDA ESPERANDO



Mas allá de los tópicos de borrachera, polvo extraconyugal y ridículo delante del jefe, si es cierto que las fiestas de navidad de empresa sirven entre otras cosas para constatar lo que desde hacía tiempo comenzaba a olerse en el día a día.

Acabo de volver de la mía, que este año no ha estado mal del todo, y entre copa y copa me ha dado tiempo a ratificar lo peculiar de una relación que hace algunas semanas vengo observando. El es un chaval francamente guapo, de poco más de metro sesenta que rondará los 26 o 27 años. Ella, algo más joven, le saca al menos 15 centímetros. Ella le mira arrobada y él, como si de una madre se tratara, se deja cuidar. No creo que nunca hayan tenido nada físico y posiblemente él ni se plantee esa posibilidad, pero de vez en cuando los encuentro sentados en alguno de los sofás de los pasillos o en la máquina de café y solo hay que ver como ella le mira para entender hasta que punto está loca por él.

Luego he recordado que en realidad conozco varios casos así. Mujeres perdidamente enamoradas de hombres que solo son capaces de verlas como amigas. Ellas les hacen reir, les acompañan cuando están solos y les consuelan tras un mal día, pero cuando vuelven a casa son otras las que los siguen hasta la cama. Son eternas amigas, mujeres que se pasan la vida esperando que él se de cuenta sin pensar que quizá no quiera despertar, que esa relación es cómoda, agradable y no le pide ni un esfuerzo de más. Supongo que en el caso de los hombres es igual. Seguro que todos conocemos el eterno amigo-enamorado que sufre en silencio mientras ejerce de paño de lágrimas de las decepciones que ella acumula.

Siempre he pensado (quizá porque mi experiencia siempre ha sido así) que cuando conoces a un hombre no hace falta demasiado tiempo para saber lo que esa relación va a dar de sí. Puedes equivocarte, claro, y a las pruebas me remito, pero como punto de partida sueles saber si este podría convertirse en un buen amigo, si aquel no te interesa para nada y si el tercero va a ser algo en tu vida porque tiene un punto que te atrae aunque lo quieras evitar. Partes de algún sitio, sabes hacia dónde vas. Quizá por esta percepción suelo desconfiar de esas relaciones en las que de repente, amigos de siempre descubren estar perdidamente enamorados...

¿Creen de veras estas mujeres que esperan eternamente que ellos reaccionarán? ¿Son conscientes ellos de que es amor lo que inspiran y no amistad? ¿Por qué ellas suelen repetir el modelo constantemente?...

Y sin embargo tengo la sensación de que mientras es dificilísimo que cualquiera de estas mujeres que esperan consigan un final de cuento, este final felíz si se da en el caso de muchos hombres que a base de paciencia consiguen conquistar por fin un continente, casi siempre devastado por batallas anteriores y ajenas. Pensandolo bien, podría hacer una lista de ambos casos aquí, ahora mismo. Lo malo es que muchos de ellos y ellas leen el blog y estoy segura de que a ninguno le gustaría reconocerse.

martes, 16 de diciembre de 2008

MADUROS



Fue hace unas semanas en un foro de directivos cuando apareció de nuevo en público con varios kilos menos y luciendo una barba más que favorecedora. Entonces ya hacía varios meses que Rodrigo Rato había dejado su cargo en el Fondo Monetario Internacional y simplemente se dedicaba a los negocios y a disfrutar del amor. Un amor por una periodista 20 años más joven.

En lo últimos días se han publicado las fotos que confirman la relación entre el ex ministro Josep Piqué y la jefa de informativos de Antena 3, Gloria Lomana. De nuevo, él le saca cerca de dos décadas. Y no es el único. Actores, empresarios, políticos... la lista de hombres que sobrepasan los 50 y deciden emprender una nueva vida en pareja con mujeres de poco más de treinta crece día a día.


¿Por qué los hombres maduros son tan interesantes para muchas mujeres?

Dicen los psicólogos que el desarrollo profesional de la mujer y los cambios sociales de las últimas décadas (parejas cada vez menos estables, maternidad muy tardía, nuevas estructuras de familia...) han provocado que muchos hombres de entre 30 y 40 años sufran el síndrome de Peter Pan. Se convierten en eternos adolescentes preocupados sobre todo por cambiar de coche, coleccionar muñecos de alienígenas o quemar la noche. Las mujeres por el contrario, crecemos de manera diferente y cuando dejamos de jugar con muñecas, lo dejamos de verdad.

Es curioso como la sociedad sigue asociando una relación de este tipo con intereses espurios. Está con él por dinero, por un buen trabajo, por poder... y a veces es mucho más sencillo. A veces es amor. Porque después de un montón de tiempo buscando entre tipos con los que no te entiendes encuentras a alguien para quien la carrera profesional ya no es prioritaria y que está dispuesto a apoyar la tuya, alguien para quien el mayor objeto de deseo no es el último modelo de Harley sino tu, alguien que ha aprendido a escuchar y con quien puedes hablar, alguien que no pretende romper el record mundial de polvos en un fin de semana sino hacerte disfrutar.

El problema es que la madurez no siempre la dan los años. A veces, la encuentras en alguien que apenas ha sobrepasado los 40 y otras tienes que irte mucho más allá.

domingo, 14 de diciembre de 2008

ORGULLO Y PREJUICIO


Al final va a resultar que FHMP me quiere un poco o al menos, eso deduzco cuando el pobre se traga estoicamente a mi lado las seis horas completas de “Orgullo y Prejuicio” versión BBC. O sea, la mejor del mundo.

Claro, no es lo mismo comentar la gloriosa salida del lago de Colin Firth/Mr.Darcy con una amiga que con él, que se limita a gruñir ante mis observaciones más que detalladas sobre como se pega la camisa a su torso o la pinta tan estupenda de las piernas bajo los pantalones mojados.

Sin embargo, entre mis babeos y sus bostezos, se planteó un debate de cierto interés. Antes que nada y para aquellos que no conozcan la historia, esta se resume en la lucha entre las convenciones sociales y el amor verdadero (original, eh?) e implica un puñado de personajes que no son lo que parecen e historias entrecruzadas. Pues bien, justo en el momento en que tras declararse a Elisabeth y ser rechazado por un montón de motivos que se resumen en uno, ser un capullo, el orgulloso Darcy le escribe una carta explicándole algunos pasajes de su pasado y corre a hacerse el encontradizo en el bosque para dársela, FHMP abrió los ojos y soltó:

- Anda que soy yo ella y para ratos la leo.
- ¿Cómo?.- dije yo.
- Pues eso, que ya le vale. Que el tío le ha dicho una sarta de barbaridades que no veas y ella va y le coge la carta. Para ratos yo.

Joer. Y en ese momento, pensé que con una frase, FHMP se cargaba la novela entera, todas la historias del mundo que han prosperado gracias a segundas oportunidades y por extensión me condenaba a mi a convertirme en una Darcy versión femenina, despreciada cualquier día de estos virtud a mi reconocida incontinencia verbal y lo peor de todo, sin posibilidad de redención!!!.

Para acabarla de arreglar, mientras me comprendía el alcance del tema, me di cuenta de que el hoyito de la barbilla de FHMP es clavao al de Colin Firth. Así que volví a la carga.

- Quieres decir que ella no debería darle una segunda oportunidad?
- No.
- No? Por qué no?
- Pues porque no. Porque él le ha dicho cosas muyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy gordas y eso no se arregla con una cartita.

Joer. Y yo que me he pegado toda la vida disfrutando y dando segundas, terceras y hasta séptimas oportunidades. Y vale que hay gente que no merece ni siquiera la primera, pero todos tenemos días malos y meses aún peores, todos hemos metido la pata y nos hemos equivocado y casi todos hemos tenido la suerte de contar con otras oportunidades para remediar en lo posible el roto. Incluso Darcy. Y precisamente si Darcy que es la cumbre de la soberbia y el orgullo fue capaz de reblar por amor... como no vamos a hacerlo los demás?



jueves, 11 de diciembre de 2008

COMO SI NUNCA HUBIERAMOS APRENDIDO NADA


A veces pasan cosas raras.
El problema es que habitualmente las ven muchísimo antes los que nos rodean que nosotros mismos, cegados, supongo, por eso que llaman amor.

Si hay un papel difícil en toda esta película de las relaciones personales, este es sin duda el de mejor amiga/o. Mirando los toros desde la barrera, pero con suficiente conocimiento del torero como para prever sus movimientos y al mismo tiempo, dotada de un sexto sentido para saber si el toro saldrá o no bueno. En el fondo importa poco, porque durante un tiempo el torero no ve más allá de sus narices o mejor dicho, de los cuernos de toro. Cuando llega el revolcón o la cornada, ahí está la amiga saltando al ruedo para ayudarnos a recoger los pedazos. Y ella si que no suele fallarnos.

El problema surge cuando a veces, muchas veces últimente me temo, no puedes quedarte en la barrera. Cuando ves que el tipo que ha elegido tu amiga es un jeta que la está chuleando y que le va a dar muy mala vida, cuando piensas que el novio de la otra es un lastre con el que, como no se espabile y le de puerta, va a tener que cargar de por vida o cuando te das cuenta de que el rollo de la tercera sigue mareándola sin saber lo que quiere a pesar de que hace un montón de meses que andan juntos.

Si hablas, mal. Te van a llover hostias seguro, porque ella no ve mas que la parte positiva. Si te callas, mal también, porque al fin y al cabo es tu amiga y te jode ver como se está metiendo en un charco en el que posiblemente termine ahogada. Si lo intentas sutilmente, ella deduce que al pobre le has cogido manía. Y si es él el que se da cuenta, no te preocupes que se lo currará a base de bien para ponerla en tu contra.

Y lo peor de todo es que nos pasamos la vida cambiando de papel. Ahora torero, ahora amiga. Ahora amiga, ahora torero. Y estemos donde estemos seguimos metiendo la pata exactamente igual. Como si nunca hubieramos aprendido nada...

CUADROS, CUADROS, CUADROS.

Cuandomequieras me pone deberes y yo, que soy muy disciplinada, pues los hago. Me pide que cuente que cuatro cuadros colgaría de las paredes de mi casa, supongo que si estuviera forradísima y pudiera elegir. Y por más que le doy vueltas, creo que seguiría teniendo lo que tengo ahora.

Yo creo que las obras de arte tienen que estar en los museos y que la entrada a estos debe ser gratuita. Así que si tuviera millones y millones lo que haría sería volver una y otra vez a París y pasar un ratito cada día en D´Orsay. O me permitiría el lujo de tirarme las semanas que me diera la gana en Londres e ir un ratillo cada día al British para mirar a gusto los relieves persas.

Como alguno puede pensar que con esto pretendo escaquearme, ahí va mi elección, aunque algunos no son exactamente cuadros:

1. TECHUMBRE MUDEJAR DE LA CATEDRAL DE TERUEL. La descubrieron por casualidad, hacer relativamente pocos años y fue una sorpresa. De repente se encontraron con un mundo entero de caballeros, damas, artesanos y guerreros reproducidos con todo detalle. Mi escena favorita, la que muestra dos amantes en una camita.
De ella tengo una pequeña reproducción de una de las tablillas de oficios.




2. LA PORTADA DE SAN JUAN DE MOARVES, en Moarves de Ojeda, Palencia. Por la perfeccion de la obra y por como el tiempo la ha respetado, porque casi nadie se pierde por Palencia para encontrarla (menos en noviembre) y porque esa fachada tostada por el sol de invierno forma parte de un momento especial en mi vida. Y porque supongo que será dificil volver a verla.
De esta tengo fotos y recuerdos.



3. LA GUERRA CIVIL de Pepe Cerdá. Porque sí, porque no puedo dejar de mirarlo, porque tengo una reproducción cutre que una vez regaló un periódico y porque con este cuadro me pasa como con "Luna de Lobos" de Julio Llamazares, que las palabras o la imagen son capaces de trascender y calarte la piel como el frío, la lluvia y el miedo cala a sus personajes.




4. CUALQUIERA DE LOS CUADROS DE FRANCIS BACON, pero en especial este, el del Museo Thyssen en Madrid. Porque me perturba, me desasosiega y siempre me hace pensar en vidas paralelas, verdades a medias y futuros que ya no lo son.





Y llegados aqui, soy incapaz de pasarle el marrón a nadie. Así que invito cortesmente a los visitantes habituales a que se mojen y opinen. Sobre todo, los que nunca escriben nada y luego me llaman por teléfono para largar. Y si, querido, tu también.


miércoles, 10 de diciembre de 2008

ANGEL DE LA GUARDA. Segunda Parte




Hace tres años, cuando vine a vivir aquí, cambié mi puntito amarillo de catorce años y ningún problema por un coche decente, que al menos, tuviera aire acondicionado y me permitiera pasar de 140 sin ir de extremo a extremo de la autovía.

El lunes, previendo la que se avecinaba, comí con horario francés y me lancé a la carretera dispuesta a ser más lista que nadie y dejar atrás a toda la turistada que bajaba de las estaciones de esquí.

A los 20 kilómetros, noté que el coche empezaba a flojear. Pisaba a fondo y aquello no se revolucionaba. En la primera cuesta, en plena caravana ya, el pobre coche iba más ahogado que yo misma por las cuestas de Toledo y a duras penas pude llegar a una gasolinera. Ahí dijo, no puedo más.

Así que ahí estaba yo, como una gilipollas madre. En plena operación retorno, parada en medio de una gasolinera con un coche lleno de verduras y botellas de vino de la huerta paterna, rosquillas y bizcochos de mi madre y que se negaba a dar un paso más. Llamé a mi asistente automovilístico (Papá otra vez, ¿Qué pasa?) y raudo y veloz acudió al rescate.

Antes, cuando se paraba el coche, se apretaban tres tuercas o se hacía un apaño con el cinturón y aquello andaba. Ahora, o lo conectas a un ordenador o no hay dios quien lo mueva. Así que mi santo padre se ofreció a acercarme a la primera ciudad civilizada para coger un tren o un autobús.

Aún no habíamos avanzado 10 kilómetros cuando nos dimos de frente con el caos más absoluto. Cientos y cientos de coches parados en pleno puerto, kilómetros y kilómetros de retención.

Tuvimos la buena suerte de llegar al atasco justo en la última salida posible antes de entrar definitivamente en el puerto, así que viendo el panorama aprovechamos la primera oportunidad para volver a casa y esperar pacientemente. A las once de la noche, el colapso continuaba. Recorrer 40 kilómetros les costó a algunos más de cinco horas, mientras decenas de coches quedaban muertos en los arcenes con el embrague destrozado.

Esta mañana he madrugado un poco más y he bajado tranquilamente dormitando en el autobús por un carretera vacía, mientras pensaba que hubiera pasado si en vez de dejarme tirada en la gasolinera, el coche decide no andar más en pleno puerto, si en vez de llegar al atasco en el punto justo donde había una salida, lo hubiéramos hecho minutos antes o minutos después…

Así que he pensado llamar a la DGT y ofrecerles que subcontraten a mi angelito. Pero bien pensado, con lo que ha currado el pobre, mejor dejarlo descansar…


martes, 9 de diciembre de 2008

ANGEL DE LA GUARDA. Primera parte.


Cuando más vieja me hago más consciente soy de que tengo un ángel de la guarda y que el pobre, últimamente curra como un minero.

Buena prueba de ello es todo lo que me ha pasado este puñetero puente, que pasará a los anales de mi historia personal como una sucesión de pifias impresionantes.

La primera nada más llegar a mi casa en un pueblo del pirineo. Cerrada desde hace tres semanas, aquello parecía el polo norte. Justo mientras me peleaba con la caldera para encender la calefacción, oigo al fondo del pasillo, en una habitación que solo utilizo cuando hay visitas un ruido impresionante. Dice mi dentista, y lo suscribo completamente, que soy tan grande como cobarde.
Joer.

Desde ladrones a zombies, pasando por Freddie Krugger o un comando de terroristas islámicos. En un segundo desfilaron por mi cabeza todas las posibilidades de seres terroríficos que podían haber acampado en mi casa mientras yo estaba fuera y que esperaban para rebanarme el cuello en la habitación del fondo. Me armé con un bordón comprado en un arrebato de autenticidad en una excursión a Tahüll antes de descubrir los bastones telescópicos de montaña y me lancé al fondo del pasillo.

Increíble.

El radiador se había caído de la pared, en la que solo quedaban los dos agujeros monumentales en el lugar donde iban los soportes y los ladrillos detrás.

Yo flipaba.

Porque dejando a un lado el susto y el acojone, el puñetero radiador se podría haber caído en cualquier momento de estas tres semanas, o de los tres años que llevo usando la casa solo para los fines de semana. Pero no. Tuvo que caerse justo cuando yo estaba en casa, preparada con el barreño para recoger el agua que pudiera salir y lista para llamar a papá (si, papá, ¿Qué pasa?) para que viniera a solucionarme el desaguisao.

Y lo más curioso es que justo en ese momento, mi vecino del despacho de enfrente volvía a toda prisa desde Lanzarote porque un escape había inundado por completo la planta baja y el garaje de su casa. Siniestro total.

¿Os quedan dudas? Pues mañana os sigo contando.

jueves, 4 de diciembre de 2008

PASIONES


Me pasan el soplo de un outlet de zapatos de primerísimas marcas mega-mega rebajados y ahí que me voy. Entre las cosas que más me gustan en esta vida (desayunar en la cama un domingo con lluvia, las tormentas de verano, el olor de FHMP, los libros de arte, el chocolate con pasas o conducir por carreteras de montaña sin prisas y cantando), están los zapatos. Y a poder ser con tacón, con mucho tacón.

Yo nací en los 70. Eran años en los que las vacas empezaban a engordar, pero nuestros padres tenían todavía en la cabeza el hambre de la postguerra y el esfuerzo diario de jornadas de diez horas por cuatro pesetas. Así que los niños de entonces heredábamos la ropa y los libros del colegio de hermano a hermano y jugábamos en la calle con balones, recortables y poco más.

En aquellos años las abuelas tejían jerseys de ochos o rayas que siempre picaban y las madres cosian la ropa de los niños, a ser posible conjuntando la falda escocesa con los pantalones cortos del hermano pequeño. Todo, sacado de un retal. Cada otoño, mi abuelo me compraba unos zapatos. Un año eran azules y el siguiente marrones, pero siempre el mismo modelo de Kickers que llevé desde los 6 a los 14 años. El mismo modelo horroroso de zapatón con cordones que llevaba con pantalones, con faldas o con vestidos, mientras veía a las demás con aquellas bailarinas o merceditas de niña.

Así que a la que pude, comencé a comprar zapatos. En viajes, por necesidad, por impulso, por capricho, porque sí. Porque los zapatos pueden llegar a ser obras de arte y porque a veces, el buen humor en un día negro te lo dá, milagrosamente, el subirte a un tacón de diez centímetros.

Y el placer, que quereis que os diga, se multiplica exponencialmente cuando consigues piezas que marcan casi 200€ por poco más de 20. Pedazo de invento los outlets, sobre todo, en rebajas.

Y vale, será una frivolidad, pero ¡que leches! no se puede ser sublime y profunda siempre.


pd. Por cierto, me llevé dos pares... y estoy pensando que igual vuelvo mañana...

.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

SIGUE NEVANDO

Lo que tienen los amigos, los buenos amigos, es que hacen lo imposible por conseguir que los deseos se hagan realidad... aunque sea realidad virtual.
Llevo dos días recibiendo mensajes y fotos. Gracias de Verdad.
Por una razón obvia que descubrireis entre la nieve, he elegido colgar estas que S. me mandó anoche.

El bajón se me ha pasado. Ahora, estoy verde de envidia.




¿A que posa como una modelo? No es porque sea medio mía, pero... a que es genial!

lunes, 1 de diciembre de 2008

PÉRDIDAS


Apenas acababa de llegar al trabajo esta mañana cuando me llamó mi madre para decirme que en casa nevaba a todo nevar.

Subí la persiana del depacho y vi lo de siempre, coches, niebla y prisas.

Y cogí el teléfono y volví a llamarla solo para que me contara que la nieve seguía cayendo, que los árboles estaban ya blancos y que mi padre, que pensaba subir al monte a coger arañones había decidido quedarse en casa.

Volví a mirar por la ventana. Más coches, más niebla. Y estuve a punto de inventar una excusa, coger el coche y salir pitando hacia el norte a encontrarme con la nieve y con todo lo que había dejado atrás.

Me rescató de la nostalgia la primera alerta de agenda con las reuniones del día, que fui enlazando una tras otra, sin tiempo para pensar más. Hasta que después de comer por fin he tenido tiempo para darme una vuelta por otros blogs y he visto en el de Amparito, Oroel nevado.

Y será porque he tenido una mañana de esas cafres en las que te crecen los problemas o porque es lunes o porque simplemente me tocaba hoy uno de esos días de bajón, pero no he podido evitar pensar en todo lo que he ido dejando atrás estos años. Y he echado cuentas de todo lo que he ido perdiendo en cada mudanza, como cada cambio de vida ha sido una renuncia constante a sentir la nieve en la cara, a salir al monte con la perra cada día, a escuchar con mi padre como fermenta el vino, a vivir la vida de otra manera.

Y he pensado llamar a mi sentido común externo que se llama María y es mi mejor amiga para que de un grito me bajara a tierra de nuevo, para que me recordara que yo elegí esto, que quise romper con todo y empezar una vida nueva, que sin prisas ni agobios me ahogaba en el aburrimiento y que al fin y al cabo todo lo que soy es porque yo lo he querido.
.
Pero en vez de eso, he buscado la foto que me hace sonreir siempre (la teneis aquí abajo), he puesto a calentar leche con cola cao y aprovechando que hoy estoy sola en casa, me voy a meter ya, si YA, en la cama. Con un novelón de Jane Austen, de esos en los que nunca pasa nada, con música bajita y pijama de franela. Porque gracias a Dios, lo mío con lo nostalgia es todavía una luna de miel y con un par de trucos los momentos chungos se transforman en pequeños placeres de invierno.
.
Felíz noche a todos.
.

.

pd. A que es una preciosidad???

VAQUEROS Y HOMBRES


Hay quien piensa que hoy en día, cumplidos los 30 y tal y como está el mercado de segunda, tercera, cuarta o quinta mano, encontrar pareja es algo parecido a entrar en una tienda de vaqueros y empezar a probarse. Cuestión de tiempo.

Claro que a pesar de la oferta interminable en patrones, colores, lavados y precios, algunos saben cual es su talla, que hechura les sienta bien y cuanto están dispuestos a gastar y otros no.

La imagen me viene a la cabeza cuando veo en un zapping del corazón a una pseudo famosa, hija de un difunto presentador de los inicios de la televisión pública española que presenta a su nuevo novio con un "Es un amigo especial, el tiempo dirá". Y miro a la chica, posiblemente recauchutada de nuevo y embutida en una mini mini falda en noviembre, sonriendo felíz agarrada al típico maromo de gimnasio diez años menor que ella. Y pienso, no rica, no. No hace falta que te lo diga el tiempo, te lo puedo decir yo. No llegais ni a Navidad. Y ojalá me equivoque porque la chica con treinta y muchos años a cuestas y otros tantos novios fotocopiados en su curriculum ha llegado a caerme bien. No puedo evitarlo. Me inspira la misma ternura que esos gatitos indefensos que malviven en los basureros.

Partiendo de la base de que leches nos las hemos llevado todas, no deja de sorprenderme la facilidad que algunas mujeres tienen para ilusionarse, pero ilusionarse de verdad, con el primer tipo que se cruza en su vida. Como si compraran los vaqueros por correo, sin mirarse el catálogo y encima se quedaran con el primer paquete que trajera el cartero, sin comprobar siquiera si las destinatarias son ellas o la vecina del quinto.

Vale que el amor es en gran medida cuestión de suerte y en otra parte similar, de currárselo cada día. Pero digo yo, y podeis llamarme carca, antigua y lo que os parezca, que antes de cambiar de pantalones cada dos meses podrían al menos mirar los escaparates, darse una vuelta por la tienda y elegirlos un poco, no?





sábado, 29 de noviembre de 2008

VENTAJAS OBJETIVAS DE TENER PAREJA


Desafiando al cierzo, a pie y desde el curro me voy con P. a la presentación del último libro de A.L. sobre Ramiro II (impresionante el libro, la presentación y ella, que sabe más que nadie y sobre todo lo sabe contar) y después quedamos con C. para cenar y unas copas.

Será corporativismo masculino, pero a la que puede me echa en cara que después de tantos meses, FHMP siga siendo FHMP, como si el hombre estuviera sometido constantemente a un concurso de méritos para no perder la P de perfecto. Exige que le ponga nombre de una puta vez y deje de torturarlo.

P. y C., cada uno en su estilo, son solteros irredentos. Ella por un exceso de romanticismo y C. justo por lo contrario. Como son mayoría deciden darme la noche y a bocajarro, preguntan.

“¿Qué ventajas objetivas tiene tener pareja estable?”

Y yo, me quedo como una gilipollas viendo pasar el tiempo y buscando desesperadamente algo ingenioso que contestar. Joer, joer, joer. Los minutos pasan y no se me ocurre ninguna más allá de los tópicos sobre el sexo y la compañía cuando tienes gripe. Al contrario. Ambos hemos engordado, nos pegamos la vida como nómadas de una casa a otra y vuelta a la primera y en realidad, ahora hacemos juntos las mismas cosas que hacíamos antes por separado. Casi todas, claro.

Intento salir por la tangente:

“Desde que lo conozco soy muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuucho más feliz”

P., la muy puñetera, salta como un resorte:

- Eso no es objetivo. No me vale, hablo de cosas tangibles. No se, pagáis a medias la hipoteca?
- Mmmmmmmm. No. El paga la suya y yo la mía.
- Vale. ¿Te plancha la ropa?
- Mmmmmmmm. No. El plancha sus camisas y yo no compro ropa que haya que planchar.
- Ves? Tengo razón. Tener pareja estable no tiene ninguna ventaja objetiva.
- Joer que no. Alguna tiene que haber, seguro.

Con la mosca en la oreja, me voy a casa justo cuando FHMP llama por teléfono.

- Querido, que ventajas objetivas tienes por salir conmigo?

Y yo no sabía que los sorianos, a veces, pueden tener tanta vena somarda(*), porque le faltó tiempo para responder.

- Que cuando duermo en tu casa, desayuno por la patilla.

En resumen, soy un chollo.



(*) Para los de fuera, Somarda es el calificativo que se aplica al humor aragonés. Citando a Sergio del Molino, "Un somarda es un socarrón, un irónico sin llegar a ser cínico, un tipo al que le gusta tomar el pelo a los demás y que sabe sacar punta, que extrae la esencia de una gran verdad a la que los filósofos han dedicado tratados enteros y la concentra en una sola frase. No existe equivalente castellano exacto. Además de ser una palabra estupenda, es el principal atributo del sentido del humor aragonés". Y por cierto, que fue Ramiro II quien cambió la parte mas oriental de Soria que hasta ese momento había pertenecido al reino de Aragón a cambio de reconocimeinto y legimitidad para su reinado. Aunque igual habría que replantearlo, porque dicen los datos estadísticos, que viven más soriano en Zaragoza que en Soria capital.




viernes, 28 de noviembre de 2008

DE MARIDOS Y ETIQUETAS



FHMP me acompaña a uno de los actos sociales de la semana. La organización nos coloca junto a una compañera, jefa de comunicación de una importante empresa a la que, a pesar de haber visto esa misma mañana en otro acto, saludo efusivamente. Le presento a FHMP y en un momento dado, ella se vuelve y señalando a un señor colocado a su lado, indica "Mi marido".


Ni Paco ni Andrés ni Jorge ni Juan.


Ni nada de ná.


Mi marido.


Una entidad abstracta adosada a una persona que le da consistencia y razón de ser. Como Kent, que nació siendo novio de Barbie y como tal desaparecerá un día del universo de los juguetes, sin haber tenido nunca un coche propio ni un caballo ni una roulotte que no fueran de color rosa chicle. El coche, el caballo y la roulotte de Barbie. El novio de Barbie. Kent.


A mi esto de las etiquetas que colocan a una persona en un puesto determinado en relación a otra me ha hecho siempre mucha gracia y lo disfruté sobre todo en los años en que estuve enamorada de un hombre casi 20 años mayor que yo. Observar a los desconocidos hacer cábalas sobre nuestra relación era más que entretenido y confieso que me encantaba el juego de sobreentendidos y malentendidos que se planteaba continuamente. En alguna ocasión, hubo camareros que tras dudar con un "Y su.... su... su.... su....", salían airosos del apuro rematando la faena con un "La señora que tomará?"


Y es que, dejando a un lado la comodidad de la etiqueta "MARIDO", calificar con gracia a la persona con la que mantienes una relación es complicado. "NOVIO" está bien cuando tienes 20 años y estás loca por casarte vestida de blanco, pero a cierta edad no deja de parecer ridiculo. Lo mismo pasa con "MI PAREJA", que suena a aquellos progres de los 80 que se negaban a casarse ni siquiera por lo civil. "MI AMANTE" tiene esa connotación ilícita que hace que pueda utilizarse solo con las amigas de mucha confianza o dicho de otra manera, las que te tapan el lío cuando es necesario. Y "MI HOMBRE" solo se lo he oído a la casera de mi piso allá en la universidad. Y aún me río cuando lo recuerdo.


Así que desde hace años, he optado por presentar a mis parejas por su nombre. Sin más. Porque ellos lo valen. Y porque al fin y al cabo mi vida personal es cosa mía y las explicaciones casi siempre están de más.



jueves, 27 de noviembre de 2008

JOSE ANTONIO LABORDETA

Foto de Luisa Pueyo

Decían anoche que es el “himno de los deprimidos de izquierdas aragoneses”, pero Banderas Rotas ha sido siempre mi canción favorita de Jose Antonio Labordeta.

Ha viajado conmigo por todas partes, en los años de universidad en Salamanca, en las noches frías en Prado del Rey en Madrid y por supuesto, en aquella Barcelona inhóspita de la que estaba deseando salir huyendo. Los discos de Labordeta, primero en vinilo, en cassette y después ya en CD fueron siempre compañía y calor cuando la añoranza de la tierra se agarraba a la garganta. Y si, tengo la discografía completa e incluso, algunos discos repetidos.

Labordeta es Aragón y es en parte el reflejo de todos nosotros, gente crecida en climas extremos, acostumbrada a recibir palos y callar siempre, personajes en una geografía extraordinaria de desiertos, montañas y valles fértiles, tan diferentes los de Huesca de los de Teruel y a la vez tan iguales…

A Labordeta como persona llegué primero por trabajo y después tuve ocasión de tratarlo en aquellos años de lucha en Río Aragón y COAGRET. Siempre estuvo ahí. En manifestaciones, en asambleas, en actos grandes y pequeños… Recuerdo una cena encantadora en Villanúa, tras un concierto de lucha tenaz contra el viento, en la que nos contó anécdotas y chismes sobre sus compañeros de escaño.

Anoche Jose Antonio Labordeta recibió un merecidísmo homenaje en el Teatro Principal. Por el escenario pasaron amigos y conocidos, unos famosos y otros no tanto, en un acto entrañable, emocionante y sobre todo cargado de cariño hacia un hombre que como decimos en Aragón, nunca ha reblado.

Labordeta habló del orgullo de ser aragonés. Y yo creo que cada vez que suena el Himno a la libertad, Somos o la Albada, él hace que sea posible. Y anoche, con tantos abrazos y anécdotas y fotos, yo pensaba que en realidad, a este hombre le debo mucho. Así que Jose Antonio Labordeta, gracias por tanta compañía en los años que estuve fuera, gracias por mostrarme, al volver, el valor de esos otros paisajes azotados por el polvo, la niebla, el viento y el sol, y sobre todo, gracias por hacernos sentir orgullo de ser lo que somos y por demostrar que uno puede ser fiel a lo que cree a lo largo de toda una vida.


.

martes, 25 de noviembre de 2008

EL DIA DESPUES


Acudo a una comida de trabajo con dos médicos del Servet por un proyecto conjunto de divulgación sanitaria y entre unas cosas y otras me cuentan que en los últimos tiempos ha crecido exponencialmente el uso de la píldora del día después entre las chicas. Según sus datos, se distinguen claramente dos tipos de usuarias, las mujeres que rondan los 30 y tienen un fallo en el preservativo o una noche loca y las chicas más jóvenes que simplemente no toman precauciones y recurren a este método como un contraceptivo más.
.
Según los datos que manejan, en épocas festivas han llegado a administrar a la misma chica hasta cuatro pastillas en apenas una semana. Una salvajada si tenemos en cuenta además, que la píldora en cuestión se facilita en un paquetito donde se acompaña de un preservativo y un folleto informativo sobre anticoncepción.
.
Nunca, en toda la historia, los anticonceptivos han estado tan al alcance de cualquiera. En farmacias, en supermercados, en los baños de los bares, en plena calle... hay decenas y decenas de máquinas de preservativos y paralelamente los métodos hormonales son cada vez más seguros y menos agresivos. Y cada vez las jóvenes tienen más y más información en el colegio, en casa, en internet. Y pese a todo, el número de embarazos no deseados entre jóvenes siguen aumentando año tras año.
.
Los dos médicos me cuentan que en cierto sentido muchas de estas adolescentes han convertido el sexo en un producto de consumo. Compran ropa, hacen botellón y practican sexo. Porque sí, porque los demás lo hacen, porque es "lo normal". Y si no hay preservativos a mano, no pasa nada, una visita a urgencias y solucionado. Supongo que esas chicas no saben la salvajada que una de esas pastillas hace con su cuerpo. O quizá no lo quieren saber.
.
¿Recordais vuestra primera vez? Yo, perfectamente. Recuerdo la emoción, la ternura, lo torpes que éramos ambos y como fuimos aprendiendo juntos en los meses siguientes. Recuerdo como temblaba y el copazo de pacharán que nos metimos entre pecho y espalda antes de empezar a quitarnos la ropa. Y sobre todo recuerdo lo enamorada que estaba.
.
Tengo amigas con recuerdos mucho más amargos, alguno incluso dolorosos, traumáticos, que las bloquearon durante algún tiempo. Quizá el chico no fuera el apropiado o ellas no estuvieran en el momento ideal, pero algunas arrastraron esa noche durante mucho tiempo hasta que dieron con la persona, el momento y la situación que les ayudo a superarlo del todo.
.
Es cuestión de suerte? De oportunidad quizá? Quien sabe. Tampoco se si esas chicas acudirán a por la píldora del día después solas, acompañadas de una amiga, de sus padres o del chico con el que estuvo la noche anterior. Estadísticamente quizá no tenga importancia. Para ellas, seguro que sí.

jueves, 20 de noviembre de 2008

SI, LO SE.


Si, lo se.

Se que mi obligación sería hoy colgar un post solidario a favor de la defensa de la infancia y el martes, que es el día contra la violencia de género, atacar duramente a todos aquellos cafres que machacan sin piedad a sus parejas. Pero no me da la gana.

No hoy. No el martes. No ningún otro día que la ONU, la UNESCO, el Instituto de la Mujer o cualquier otra institución haya determinado que sea el día "de" y para recordárnoslo se hayan gastado una pasta gansa preparando un pedazo de campaña de publicidad, con spots, cuñas, carteles, trípticos, un par de inauguraciones, varias mesas redondas y por supuesto una preformance a poder ser en una plaza pública y con espacio reservado a los representantes institucionales de turno.

No me da la gana porque me parece una inmoralidad que los fondos que deberían dedicarse a investigación policial, atención a la infancia o protección real de mujeres maltratadas se gasten en campañas. Porque no necesito que el ministerio venga a decirme que la violencia de género es terrible o que los niños tienen derecho a una infancia felíz. Lo se. Como también se que hay mujeres que aguantan en casa porque no tienen donde ir, porque aunque hayan acudido al juez a denunciar agresiones el sistema no tiene medios para asegurarle una nueva vida lejos de su maltratador. O que hay monstruos capaces de abusar sexualmente de niños que siguen en la calle porque la policía no da más de si, o porque a pesar de tener una sentencia firme el sistema judicial español no cuenta con un soporte informático decente que controle su ejecución.

Así que hablaré de abusos a niños dentro de cuatro meses, cuando ellos lo hagan de los derechos de las mujeres trabajadoras y se hagan fotos y presenten estudios que constaten una vez más que cobramos menos por hacer lo mismo y que en esta crisis que se nos come las más perjudicadas somos de nuevo nosotras.

No quiero un calendario que me diga cuando y con quien tengo que ser solidaria.

No quiero salir en la foto y olvidarme hasta el año que viene del problema que hoy denuncio.

No quiero que me digan cuando, como y de que tengo que hablar.


Y el arte me apasiona. Y hasta me gustan algunas cosas de Barceló. Pero dedicar 20 millones de
euros a pintar de colorines la cúpula de una sala en la ONU es, PARA MI, una inmoralidad.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

ENCRUCIJADAS


Lo leí ayer y desde entonces no me lo quito de la cabeza. Es la descripción que Cristal (http://cristal00k.blogspot.com/) hace en su blog de como un amigo que acaba de separarse se sintió durante algún tiempo como un "Coche de segunda mano". La entrada entera merece una lectura lenta y con cariño, pero para los más perezosos, aquí está el párrafo concreto.

"Pero Miquel cree que aún hay otra ruptura peor, por cruel y sibilina. De un egoísmo supino. El dice haberse sentido durante bastante tiempo, y después de que su pareja le confesara sus "dudas", como un coche de segunda mano, con alma, a la espera de que salga un modelo nuevo que guste más o que tenga más prestaciones para cambiarlo por el viejo. Y da por seguro, que han ido probando diferentes modelos hasta llegar al actual. Cree haber sido compartido y comparado. Mientras él, aun a sabiendas de que, eso, era así, ha seguido dándose (regalándose diría yo) al 100%. Con la secreta, pero inútil esperanza de que esa actitud disipase cualquier tipo de vacilación."

Yo no hubiera podido describirlo mejor a pesar de haber sido "coche de segunda mano" pero también compradora.

Este fin de semana en una cena de amigas de siempre hablábamos de esas mujeres que asumen públicamente que prefieren estar mal acompañadas antes que solas y convierten su vida en una perpetua búsqueda disimulada de algo mejor que sustituya lo que ya tienen. Con el tiempo terminan haciendo desgraciado a todo aquel que vive a su alrededor contagiados por esa frustración perpetua. También hay hombres, claro, lo que yo llamo tarzanes, que solo sueltan una liana cuando saben que tienen otra segura y pasan de una cama a otra sin transición.

Miquel tiene razón, es la muestra de un egoismo supremo y también la muestra de una cobardía atróz. El miedo a estar solos, a empezar una nueva vida, a renunciar a unos ingresos económicos o simplemente a llegar a casa y que alguien nos esté esperando. El amor, a estas alturas lo sabemos casi todos, no es perfecto. Las relaciones se desgastan, el deseo termina flaqueando y los problemas del día a día a veces se nos comen por los pies.
Pero...

Hay veces en que simplemente y sin buscarlo, la vida te pone frente a dos caminos. Y ambos parecen los correctos y a la vez son radicalmente distintos. Y te ves en la encrucijada sin saber cual de ellos tomar, porque cada uno supone renunciar para siempre al otro y decidas lo que decidas siempre habrá un perdedor. Y durante un tiempo dudas, comparas, piensas y haces daño a ambos y sobre todo a ti mismo hasta que por fin tomas una decisión.
¿Fue la correcta? ¿No lo fue? Quien lo sabe...


lunes, 17 de noviembre de 2008

EX, EX, EX



Es que no falla. Desde que lo conocí, y ya va haciendo un tiempo, no hay año que no meta la pata con el cumpleaños de mi último ex. Año tras año dudo entre el 17 y el 19 y por no se qué fijación extraña, termino no acertando nunca.

Este año, claro, no iba a ser diferente y por eso cuando anoche recibí un correo electrónico suyo en el que además de recordarme lo estupendísmo que está para su edad y lo bien que le va todo, apuntaba que su cumpleaños estaba al caer, pensé: "Mira que majo. Quiere evitarme el ridículo de todos los años y me avisa".

Pues no.

Así que cuando esta mañana me ha sonado la alerta del movil y le he mandado el típico mensaje para ex de "Felíz cumpleaños. Besos", él ha respondido: "Ayyyyyyy tú y las fechas, que binomio... nunca os habeis llevado bien, jajaja. Mi cumple es el 19 pero el detalle se agradece igual. Un beso".

Joer, joer, joer. Otro año igual. Y hasta he llegado a pensar que el muy capullo lo había hecho a propósito para hacerme caer, pero siendo honestos, el problema con las fechas es mío, solo mío y de nadie más.
.
Llegados a este punto, alguno se soprenderá de que tenga buen rollo con mis dos ex. Po zi, lo tengo. Con uno porque lo quiero de verdad y siempre me ha demostrado que es una persona excepcional que merece todo mi respeto y admiración y con el otro porque al fin y al cabo le debo un master en lo que es la vida real y lo que pueden llegar a ser algunas personas. De ambos estuve enamorada y de ambos dejé de estarlo un día. En cualquier caso, ambos forman parte de mi vida pasada y por tanto han contribuido a hacer de mi lo que soy hoy para bien y para mal. Así que... ¿por que negarlos?
.
Hay muchas personas que al terminar una relación optan por cortar por lo sano. Borrón y cuenta nueva. Y ese punto y aparte cargado casi siempre de rencor y cuentas pendientes quedan también las familias de ambos, los amigos en común que muchas veces se ven obligados a elegir a uno u otro y en los casos más dramáticos incluso los hijos que de repente deben optar por uno de los dos bandos.
.
Se lo preguntaba el sábado a una amiga de siempre, abogada y con una amplia cartera de divorcios en su curriculum profesional, ¿como es posible que dos personas que se han amado, que han compartido años juntos, que han tenido incluso hijos en común, pasen por encima de todo solo por hacerse la vida imposible? El rencor es un animal poderosísimo, una especie de virus que muta a los seres humanos y les lleva a hacer cosas que desde fuera nos parecen incomprensibles.
.
Para algunos será extraño que yo siga apreciando a mis ex. Para mí, lo raro sería no hacerlo.

sábado, 15 de noviembre de 2008

INFIELES EN SECOND LIFE



D. y A. se conocieron en internet en 2003. Hablaron, hablaron y hablaron y un par de años después decidieron que si se entendían tan bien en el mundo virtual, por qué no iba a ocurrir lo mismo en el real? Así que decidieron casarse y vivir juntos. Su vida era una doble vida normal. Una vida real en Reino Unido y una vida virtual en Second Life que poco a poco fue comiéndose a la primera, hasta el punto de que D. y A. hacían en internet lo que ya nunca hacían en realidad. Hablaban, iban al cine, paseaban, hacían el amor y compraban cada uno desde su ordenador situado a pocos metros del otro.


Avatares de los protagonistas www.elmundo.es

Un día, A. empezó a sospechar que D. estaba raro. Su avatar no interactuaba con ella como antes y cuando se cruzaban en las calles de Second Life, un par de veces hizo como si no la conociera. En el mundo real paralelo, las cosas sin embargo no habían cambiado, cada uno seguía conectado a su ordenador sin apenas dirigirse la palabra. Lo normal.

Las sospechas de A. llegaron a agobiarla tanto que decidió contratar un investigador privado virtual para seguir al avatar de D. a todas horas. La investigación dio su fruto y pilló al D. virtual en una postura comprometida con el avatar de una prostituta de pelo fucsia cuyo yo real no se ha dado a conocer.

A. ha pedido el divorcio. No al D. virtual, sino al real, porque según ella, la traición la ha afectado profundamente.

Imagen real de D. y A. www.elmundo.es

Mientras escribía esto pensaba que en realidad, los hombres siempre hemos buscado una vida distinta a la que teníamos. Soñando despiertos, leyendo novelas y en los últimos años, haciendo que esos sueños se acercaran a la realidad más que nunca a través de las posibilidades de los mundo virtuales.

Me provoca mucha curiosidad saber como sería en realidad la vida de A. y D., si sentían como real su aventura virtual y hasta que punto habían conseguido desprenderse de su dia a día cotidiano, mucho más triste y aburrido.

¿Y ahora? Sus trapos sucios han trascendido Second Life e incluso el mundo real para llegar a la prensa. ¿Volverán a intentarlo? ¿En su casa de Reino Unido o en un loft virtual? ¿Crearán nuevos avatares para inciar una nueva vida? ¿o aborrecerán la red para siempre?

Por cierto, que pensais ¿Es una infidelidad virtual una infidelidad?

.

viernes, 14 de noviembre de 2008

QUE MALO ES BEBER

Beber es malísimo.
Beber entre semana cuando tienes que trabajar al dia siguiente es mucho peor
Pasar la mañana con resaca en un despacho a 45º es el infierno.
Dios me ha castigado por terminar con las existencias de vino blanco de la mesa y seguir con el moscatel.
Ahora se lo que siente un pollo en el asador del Carrefour.




A estas horas Felipe, creo que sin Letizia, clausura en el Auditorio el congreso que ayer me tuvo sentada desde las nueve de la mañana a las ocho de la tarde escuchando a los gurús de la economía y la política internacional y contando bolsos de Prada. Los must estéticos del congreso: la perilla de Rodrigo Rato, las faldas lápiz con taconazos para ellas y el maletón de ministro con cartera que nos colocaron a todos.


Por la noche y cuando ya no sentía nada de estar tantas horas sentada, nos organizaron una “cena de gala” que sirvió a alguna despistada para sacar el traje de brillos de la boda de su prima de la de Cuenca, mientras todas las demás nos apañábamos lo que las estilistas de Elle llaman el little black dress y nosotras el vestido negro de 49€ de Zara.

Lo malo que tienen estas cenas (y caen un par al mes como poco), es que siempre son entre semana, siempre va la misma gente, siempre tienen actuación o entrega de premios eterna antes de cenar y siempre las hacen en sitios a tomar por saco del centro y de los que no puedes escaparte hasta que terminan. Así que normalmente una va ya predispuesta a beberse hasta el agua de los floreros para sobrellevar la noche. Y anoche, el vino era impresionante…

Tan impresionante, tan impresionante, que hizo que de manera excepcional y sin que sirva de precedente, lo pasara de miedo. Es más, comí cordero, repartí besos a destajo y hasta me gustó el espectáculo de joterío fusión que nos colocaron. Y que conste que no terminamos rematando la noche en el Plata con dos de Bilbao que no se quienes eran porque a pesar de la hora, del vino y de la juerga, nos quedó un puntito de vergüenza.

….

Y ese puntito de vergüenza se ha convertido en una resaca monumental, multiplicada por el puñetero sol que pega en la ventana del despacho desde las ocho de la mañana sin misericordia y convierte esto en un cocedero. He bajado las persianas a tope y solo me ha servido para tener a explicar a todos los de plantilla que no, que no necesito más luz, que no quiero que enciendan los fluorescentes ni que llamen a mantenimiento para que me arreglen las persinas, que si están asi es porque me da la gana.
.



y es que en el fondo se que lo que más me toca las narices es que a los 20 años, esto no me pasaba.

Joer que viernes más malo...

jueves, 13 de noviembre de 2008

EXTRAÑOS COMPAÑEROS DE CAMA

La vida, y sobre todo si hay dineros de por medio, hace extraños compañeros de cama. Si os interesa el mundo de la televisión, este es posiblemente uno de los espectáculos más increíbles de los últimos años. La Campos y AR frente a frente, con orden de la cadena de que fuera una entrevista de buen rollito, con cientos de trapos sucios que ventilar desde hace años...

Y al final, lo que uno es, termina saliendo.

No os la perdais.


http://www.elmundo.es/elmundo/2008/11/13/television/1226575130.html?a=d133aef0c89e794b19da7166967f3a8f&t=1226585261

miércoles, 12 de noviembre de 2008

FUERA DEL TIESTO



Antes de montar su propia empresa, mi mejor amiga trabajó durante un tiempo en una tienda de revelado rápido de fotografías. Por aquel entonces, las cámaras digitales eran ciencia ficción y si uno quería ver fotos no quedaba más remedio que montarse el laboratorio en casa o mandarlas a revelar. Aquellas máquinas escupían carretes y carretes y entre cumpleaños, bodas y vacaciones, se colaba de vez en cuando el típico reportaje "Pareja de fin de semana monta numerito erótico-festivo en el hotel". Supongo que al hacer aquellas fotos en tanga de leopardo (él) y salto de cama 100% acrílico en rojo (ella) pensarían, "cinco minutos de vergüenza al recogerlas no es nada si no pienso volver a ese pueblo ni a esa tienda nunca más".

Y entonces llegaron las cámaras digitales y el sexo doméstico vivió una revolución. Ya podíamos hacernos fotos en bolas mutuamente, salir reflejados en un espejo en posturas increibles y por si eso fuera poco, ¡retocar las lorzas con el photo shop!. La hostia. Y todo el mundo empezó a comprar ordenadores y cámaras digitales y a hacer fotos a lo bestia.

Pero un día, la chica aquella se cansó del tipo de tanga y lo cambió por uno más normalito con el que incluso se casó. El del tanga, un reconroso, decidió vengarse colgando las fotos de la muchacha en internet con nombre, apellidos y número de móvil. Y ella empezó a recibir llamadas raras que a duras penas podía justificar delante del marido. Hasta que un dia alguien le contó lo que de verdad estaba pasando.

En realidad la chica esta puede ser cualquiera de las actrices de Hollywood que vemos estos días en el cine o nuestra vecina de al lado, da igual. De hecho, hasta la superheredera de BMW se ha visto metida en una historia así, en este caso con adulterio, secta y extorsión incluídas que ha ocupado páginas y páginas en la prensa internacional. Y muchos pensarán "joder, pues no te hagas las fotos".

¿Y por qué no? ¿Porque quizá el tipo que tienes ahora al lado haciéndote las fotos es en realidad un mal bicho en estado latente? ¿Porque uno nunca sabe lo que puede pasar en esta vida? ¿Porque quien evita la ocasión evita el riesgo?...

Lo decían las abuelas, "Lo que no quieres que se sepa, no lo hagas" y yo creo que muchas veces tienen razón, que en esta vida, el pasado vuelve y pasa factura. Pero a pesar de todo... que aburrida sería la vida si nunca sacaramos los pies del tiesto, ¿no?



martes, 11 de noviembre de 2008

PUES CLARO QUE LO ENTIENDO.


Pues claro que lo entiendo. Y como te conozco, se que hasta habrás echado alguna lagrimilla pensando en lo que fue Burgasé cuando tu abuelo moceaba y sonaban albadas y mazurcas en aquella plaza llena de gente vestida de domingo. Uno lo imagina y recuerda como es ahora y la garganta se cierra en un nudo, verdad? Me pasa al volver a Jánovas, cuando escucho a la Ronda o huelo castañas asadas los primeros días de frío.

*
Pues claro que lo entiendo. ¿Cómo no te voy a entender? Me pasaba hace unos días en este cementerio yermo al que quiso volver mi abuelo, mientras curioseaba entre las cruces medio vencidas por el tiempo y la herrumbre intentando entender la importancia que para él tenía descansar para siempre en esa tierra sin agua castigada por el viento.

*
E igual te parece una chorrada, aunque como te conozco se que no, pero cuando esta tarde he visto la foto he corrido a youtube a buscar "Mermelada de Moras" y solo he encontrado una versión de Maria José Hernandez que sonaba fatal. Así que he puesto una excusa y he bajado al garaje a encender el cd del coche. Y el nudo ha vuelto a aparecer.

*
Pues claro que te entiendo. ¿Como no te voy a entender?

*

pd. Gracias por la foto y sobre todo, por querer compartirla conmigo. Por cierto, tenemos un viaje pendiente y estoy dispuesta a subir a pie. En primavera, claro, que estos días tiene que haber ya un paquetón de nieve...


lunes, 10 de noviembre de 2008

MI VENA BRONCAS

La rutina del día a día tiene en muchos de nosotros un efecto demoledor. Nos lleva a pensar que todo lo que nos rodea, nuestro trabajo, la familia, los amigos, nuestra casa, la relación de pareja, está ahí porque sí, que no ha costado nada construirla y que siempre estará a nuestro alcance. De hecho, hay incluso ocasiones en que la rutina se convierte en una especie de bolsa de valores donde nuestras posesiones materiales e inmateriales van perdiendo valor conforme el tiempo pasa y nos acostumbramos a ellas.


Hasta que de repente y por cualquier incidente, la bolsa se desploma. Y llega el pánico. Y con él, recuperamos de repente el sentido común y la percepción real de lo fantástica que es, que era, nuestra vida.

Este fin de semana tuve la primera bronca con FHMP en casi un año. Puestos a ser sinceros, la provoqué yo, sin venir a cuento y abducida por esa especie de ataque de irracionalidad que me domina una vez al año y que me lleva al borde del crack bursatil absoluto. Si, María si, ese. Si él no hubiera sido él, si hubiera sido cualquier otro, la bronca habría terminado como el rosario de la aurora y posiblemente, a estas horas ya seríamos historia.

Pero por algo es FHMP. Y no os preocupeis, que no voy a daros la chapa contandoos lo adorable, dulce, encantador, generoso y perfecto que es (¡joer, si es que ni siquiera ronca cuando tiene catarro!). Solo diré que sus acciones superan en estos momentos, índices históricos.

Y vale, estoy modorra perdida, pero mi lado cafre sigue gozando de una salud estupenda. Querido, va por tí. Por cierto, os he dicho que también tiene un sentido del humor magnífico?, jejejejejejejeje....



sábado, 8 de noviembre de 2008

PRINCIPIO DE EXPANSIÓN EN CAMA



Aunque soy de letras puras hay un principio de la Física, versión doméstica, que no deja de sorprenderme: La facilidad que el cuerpo de los hombre tiene para expandirse en el lado de la cama que acabas de abandonar.

Da igual que la cama sea de matrimonio, de metro y medio o incluso esas tremendas de dos metros que ponen ahora en los hoteles babosos, según te levantas ellos se expanden hasta terminar ocupándolo todo. Habitualmente este efecto viene acompañado por la tendencia a hacer un burruño con las almohadas mientras se agarran a las sábanas como si les fuera la vida en ello, dejándolas hechas una pena por mucho que estuvieran planchadas y almidonadas. Si decides volver y reconquistar tu territorio, emiten sonidos guturales que, increiblemente, todavía no han sido estudiados por ningún filólogo. No obstante, en esto también hay diferencias.

En la fase A de cualquier relación (primeros meses), él termina dándose cuenta de que no estás en la cama y son su amigo del alma, saldrán corriendo a buscarte.

En la fase B (pasada la primera fase de subidón), eres tu la que harta de hacer ruido por toda la casa sin que él se mueva, vuelves a la cama. Normalmente, abrirá acogedoramente el edredón para que entres en la cama y te recibirá con un cariñoso:

- "¡Joder, que pies más fríos tienes!"

En la fase C ya puedes tirar un tabique a martillazos que ni se inmuta.

Total, que son las diez de la mañana, llueve fuera y llevo dos horas pululando por casa mientras FHMP duerme como una marmota. He leído los dominicales de la semana pasada, he puesto la lavadora, me he tomado dos cafés y creo que ya tengo los piés los suficientemente helados como para reconquistar mi territorio.

Buen fin de semana a todos!!!

viernes, 7 de noviembre de 2008

VESTIDOS Y CORBATAS

Al final, resultó que era de Narciso Rodriguez. Al final, resultó que los medios, como era de prever, han dedicado espacio y tiempo al vestido que Michelle Obama eligió para la noche electoral (media página impar El País), como ya ocurrió si recordáis, con el famoso sastre verde pistacho de Ana Botella la noche de la victoria electoral de Aznar que consiguió uniformar a todas las mujeres del PP con un color hasta entonces imposible. La semana pasada, ABC publicaba un reportaje de tres páginas sobre los modelitos de las diputadas en el Congreso y se permitía recomendar a Maria Dolores de Cospedal un corte de pelo.

Que las señoras de los políticos tengan que salir al balcón la noche electoral es algo demencial, más si cabe con la imagen de reposo del guerrero con que nos las pretenden presentar. Carmen Romero, señora de Felipe González, fue duramente criticada porque se negó a participar en el circo, a Ana Botella le llovieron leches precisamente por lo contrario, por buscar un protagonismo excesivo como presunta primera dama y en las últimas elecciones, Elvira Fernandez, la mujer de Mariano Rajoy, apareció llorando a moco tendido y su foto fue portada en todos los periódicos como imagen de la derrota del PP.

Por cierto, que yo recuerde y hasta la fotos en bikini de la ministra de Fomento este verano, ningún ministro desde Fraga en Palomares había aparecido con tal despligue en los medios de comunicación.

Por trabajo, rara es la semana que no me toca acudir a algún acto social relacionado con la política, la empresa o la cultura. Normalmente, las invitaciones ruegan confirmación. Y no falla. Si nuestra secretaria de redacción confirma a cualquiera de mis compañeros, inmediatamente preguntan “¿Acudirá con su señora?”. Si me confirman a mi, dan por hecho que iré sola.

¿Alguien ha visto al marido de Angela Merkel o Michelle Bachelet? ¿Alguien se acuerda de la ropa que Barak Obama llevaba esa noche?



Seguro que no.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

OCHO DE LA MAÑANA


No se si era la hora (8 de la mañana), el frío o las legañas o que en realidad ha cambiado tanto como me ha parecido, pero lo cierto es que él no llega a pararme, ni lo veo. De hecho, he tenido que mirar dos veces para reconocerlo.

El comienzo de esta historia arranca nada menos que en mayo de 2007, cuando por cuestiones de trabajo tuve la oportunidad de conocer a esta especie de reencarnación del Che Guevara versión profesor de universidad y con gafas. No se si me pilló en un momento tonto (acababa de salir del mayor marrón sentimental de mi vida), si fue la primavera o los discursos sobre Hugo Chavez, pero el caso es que caí como una gilipollas, hasta el punto de desempolvar mis apuntes sobre revoluciones latinoamericanas para poder estar a la altura de la conversación.

La verdad es que de él aprendí muchísimo sobre lo que ocurre en los países de los que casi nunca hablamos los medios de comunicación y sobre todo, recuperé aquella sensación que casi había perdido de que todavía hay quien lucha por ideas en el mundo. Luego, llegó el verano y mientras yo me fui a flotar al Mar Muerto, él volvió a saltar el charco para intentar salvar la revolución.

No volvimos a vernos hasta varios meses después, cuando mi vida de nuevo había vuelto a cambiar radicalmente.

Y esta mañana, me ha parado en la puerta. Joer. He tenido que mirarlo dos veces. Y su sonrisa es la misma y llevaba la misma chaqueta de cuero y su compromiso político sigue estando ahí. Pero he tenido que mirarlo dos veces. Después, he pensado que quizá la que ha cambiado soy yo.

martes, 4 de noviembre de 2008

"NOSOTROS LOS NORMALES"



"Nosotros los normales", dice mi mejor amiga cuando habla de nosotros, la gente de la cuadrilla, los que no tenemos hijos secretos, ni nos metemos coca ni andamos imputados en cualquier delito urbanístico en un pueblo de la costa.

"Nosotros, los normales" somos los que tenemos un trabajo que nos da para pagar la hipoteca y poco más, quedamos para cenar los sábados y compartirmos las neuras habituales de los que andamos más cerca de los 40 que de los 30.

Si lo pienso friamente, "Nosotros los normales", podríamos perfectamente haber salido de una sitcom norteamericana tipo Friends o en su época, Treinta y tantos. Tenemos el matrimonio con hijos, la pareja gay, los ex que siguen siendo amigos, la que se lió con el tio casado, la que tiene un rollo de ida y vuelta que nunca va a terminar y la que ha montado una familia nueva con un hombre que ya tenía otra anterior...

Unos son empresarios y otros asalariados. Los hay que van sobrados y otros cuentan euros para llegar a fin de mes. Algunos han encontrado al amor de su vida y otros lo andan buscando. Unos son más felices que otros y algunos incluso, ni se preguntan que es eso de la felicidad.

"Nosotros los normales" dice mi mejor amiga cuando habla de nosotros. Y mientras, los años pasan en esta normalidad, anormal a veces, que no deja de ser como un pequeño oasis en el que todo vale. Porque hagas lo que hagas sabes que el resto va a estar ahí para lo que haga falta. Y puedes salir del armario, tener un rollo extraconyugal, enamorarte del mayor capullo del reino, dejar un trabajo fantástico para meterte en un berenjenal. No importa, ellos estarán ahí para apurar una botella de orujo de pacharán y recoger tus pedazos sin preguntar nunca nada.




lunes, 3 de noviembre de 2008

VOLVER AL MISMO CHARCO


Hace unos días en sus post a una entrada sobre los tipos de hombres, Lupita y Lylyth coincidían al preguntar por qué una y otra vez, las mujeres solemos caer con el mismo tipo de tío.

No es mi caso. El puñadito de hombres que han pasado por mi vida se parecen unos a otros como huevos a castañas y de hecho, uno de mis errores recurrentes ha sido intentar buscar en unos lo que otros me habían dado cuando habitualmente uno era el opuesto del anterior. Pedir peras al olmo, en realidad. Mi piedra en la que tropezar por tanto, no ha sido repetir el mismo tipo de hombre, sino seguir esperando siempre algo que con toda seguridad ninguno de ellos podría darme porque era justo lo que tenía su opuesto, el que acababa de dejar. El Club de las Eternas Insatisfechas...

Es cierto que cuando el amor te llega es dificil, imposible, esquivarlo. Ataca a traición y normalmente sin remedio. Pero también lo es, y cada vez estoy más convencida, que el objeto de nuestro amor en cada momento responde a una necesidad determinada. En esto, como en casi todo, la biología manda y si nuestras necesidades no son las mismas a los 20 que a los 40, ¿como va a serlo el perfil de hombre que queremos que comparta nuestra vida?

Buscamos el hombre perfecto y cuando se acopla a nosotras, nos aburrimos como ostras. Salimos a la jungla a por un salvaje y entre salto y salto añoramos el calor del hogar. Las hay que repiten hombres tranquilos y las hay que repiten salvajes. Las hay que buscan alguien que les solucione la vida y por tanto un sustituto a la figura paterna y las hay que prefieren al eterno adolescente al que cuidar. Y así, una y otra vez a lo largo de toda su vida sentimental. Hasta aquí todo normal. O como dice mi abuela, "siempre hay ojos que se enamoran de legañas"

Sin embargo hay casos que hacen que una se pregunte que narices está fallando ahí. Me refiero a esas mujeres que viven como kamikazes insistiendo una y otra vez con historias suicidas. Mujeres que salen de una relación con un maltratador y terminan cayendo en otra, mujeres que una y otra vez se lían con tipos que llevan "problemas" escrito en la frente o mujeres que enlazan historias clandestinas siempre con hombres casados y se convierten en amantes eternas.

Sabemos, porque lo hemos probado, que cuando uno se quema la primera vez no vuelve a acercar la mano al fuego. ¿Por qué ellas si? ¿Por qué ellas se golpean una y otra vez contra el mismo muro, se lamen las heridas y vuelven de nuevo a la carga? ¿Por qué ellas si?




jueves, 30 de octubre de 2008

CAMBIOS


Pues parecerá una chorrada pero acabo de darme cuenta de que llevo un huevo de meses siendo felíz. Lo certifica un bote de Cola Cao intacto desde principios de año y el hecho de que los discos de Ismael Serrano llevan meses sin sonar. De hecho, no se ni donde los tengo. Es más, ni siquiera he comprado el último y me piré a Madrid sin ningún remordimiento de conciencia el día que tocaba en el Principal.

Lo cierto es que construímos nuestras vidas en base a pequeñas rutinas que nos parecen imprescindibles hasta que de repente, algo llega y las destroza. A veces, los cambios son radicales y traumáticos. Otras, simplemente ocurre que te levantas un día y ya no necesitas algo que hasta entonces te había parecido fundamental. Y simplemente, lo olvidas. Y sigues adelante.

Y en ese camino sucede que a veces aparece en tu vida una persona que vuelve a cambiarlo todo. Sin grandes alharacas, ni sobresaltos. Sin sustos ni dramas. Simplemente llega y te hace sentir que por fin estás en casa.

Los que me conocen saben que lo mío con las fechas es dramático. Que soy incapaz de recordar cumpleaños más allá que el mío y que lo de celebrar aniversarios me da mal rollo (mejor celebramos que hoy es hoy, que estás aquí y que celebramos estar juntos cada mañana y cada noche). Pero el caso es que FHMP cumple años mañana y esa puede ser una excusa como cualquier otra para reconocer que desde que apareció en mi vida, esta es infinitamente mejor.

Y aquí podría empezar una lista larguísima de los motivos por los que él es tan importante para mí y tantos meses después sigue siendo Fulanito Hasta el Momento Perfecto, pero la cuestión es que estoy segura de que a estas alturas los conoce de sobras, así que solo me queda destacar lo principal: Es una persona excepcional.

¡FELICIDADES QUERIDO!
QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS.
Y QUE YO PUEDA CELEBRARLOS CONTIGO.