jueves, 18 de diciembre de 2008

LIMITES


Una vez, cuando hacía magazines pedí a los oyentes que llamaran a la radio para contar la mayor burrada que hubieran hecho por amor. Y algunos, las habían hecho muy gordas.

En un comentario al post anterior, INDO apunta "el amor no nos lleva nada más que a hacer idioteces. Cuando las hacemos parecen cosas monas, pero visto desde fuera esos ojos tiernos parecen un poco ridículos".

Y tiene toda la razón.

Lo bueno que tiene el amor, el de verdad, la fase de enamoramiento máximo, es que te anula el sentido común, la percepción del tiempo y el espacio, la vergüenza y en casos extremos incluso el instinto de supervivencia. Es mi punto de vista, claro, mi percepción visceral y radical del amor. Otros, lo que tienen una visión mas racional se echarían las manos a la cabeza.
.
¿Dónde están los límites?
¿Cuando algo romántico se convierte en ridículo?
¿Como se mide el amor?
.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Preguntaselo a la mujer del hijo de la Tyssen, que según la tele lleva dos pruebas de paternidad. Eso sí es vender la dignidad, pero me temo que no por amor, sino por dinero.

Duncan de Gross dijo...

La verdad es que a mi nunca el amor me ha hecho hacer esas gilipolleces y tampoco acabo de entenderlas...

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Duncan, parece que ambos somos muy racionales en este campo. Si hay que hacer chorradas soy la primera... pero en lo de los sentimientos si que soy tímida y lo dejo para la intimidad.
Porras

Anónimo dijo...

Creo que cada caso es un mundo. Cada pareja, distinta. Incluso la misma persona con dos parejas distintas es capaz de hacer o no esas locuras. Depende de como se sienta y como se vaya a sentir la pareja.

Con respecto a lo de la amistad entre hombre y mujer despues del roce, no estoy de acuerdo. Tengo autentica amistad, de la de corazon con mujeres con las que he compartido todo. Es mas, te da una complicidad, dificil de conseguir sin ese roce. Entendimiento en muchas facetas que amigos-as sin mas no podrian comprender. Y respeto por tu vida y la suya sin el otro al lado.

Nuei

cristal00k dijo...

Pues después de rebuscar in my memory... Recuerdo una vez, siendo muy jovencita, que encontré a un noviete que tenía, tonteando con una de mis mejores amigas, coger la Coca-Cola que estaban tomando y vertérsela enterita por encima de sus cabecitas...jijiji Aunque ahora me parece mucho más gracioso que entonces...
Pero no sé si se ajusta mucho a lo que preguntas. Supongo que a partir de ese momento el escepticismo me volvió más ... ¿aburrida?, ains, no sé. No me veo haciendo demsiadas tonterías ni por un FHMP.
Besos María.

katanga dijo...

Estaba coladita por un tío de la escuela de diseño. No sabía cómo se llamaba, ni la edad q tenía, de dónde era o si tenía novia. Me limitaba a hacerme la encontradiza por los pasillos y el bar al q todos íbamos entre clase y clase. Pero como no era suficiente, un día me armé de valor (y se me fue la pinza) y me dediqué a seguirlo con el coche por toda Barcelona. Y cuando digo toda, quiero decir toda. De punta a punta. Cuando por fin se detuvo y no quedó más remedio q dar una explicación (o eso pensé), me disculpé por andarle persiguiendo cual psicópata y resultó q ni me había visto en su vida ni se había dado cuenta de la persecución :s

Quise q se me tragara la tierra. Valiente gilipollez había hecho!!!

Por suerte para mí, llevamos 13 años juntos ;)

Indo dijo...

ups, soy yo de la que habla en el post...
en cualquier caso, yo soy una desencantada del amor. nunca he sido muy enamoradiza ni muy romanticona-sensiblera-azucarada. no he hecho muchas idioteces y puede que por eso mismo mi vida amorosa sea un caos. el caso es que ya me da igual. puede que el escepticismo sea más aburrido, como lo es caminar por el suelo en vez de por el techo. es más aburrido, pero es más seguro.
bueno, que muchas gracias por mencionarme y que adelante, el amor puede ser rídiculo o maravilloso. es una cosa más que depende sólo de los ojos de quien mira.

Anónimo dijo...

¿Burradas como chuparse 800 kilómetros e irse a Córdoba de propio a pasar una sola noche, María?