jueves, 11 de diciembre de 2008

CUADROS, CUADROS, CUADROS.

Cuandomequieras me pone deberes y yo, que soy muy disciplinada, pues los hago. Me pide que cuente que cuatro cuadros colgaría de las paredes de mi casa, supongo que si estuviera forradísima y pudiera elegir. Y por más que le doy vueltas, creo que seguiría teniendo lo que tengo ahora.

Yo creo que las obras de arte tienen que estar en los museos y que la entrada a estos debe ser gratuita. Así que si tuviera millones y millones lo que haría sería volver una y otra vez a París y pasar un ratito cada día en D´Orsay. O me permitiría el lujo de tirarme las semanas que me diera la gana en Londres e ir un ratillo cada día al British para mirar a gusto los relieves persas.

Como alguno puede pensar que con esto pretendo escaquearme, ahí va mi elección, aunque algunos no son exactamente cuadros:

1. TECHUMBRE MUDEJAR DE LA CATEDRAL DE TERUEL. La descubrieron por casualidad, hacer relativamente pocos años y fue una sorpresa. De repente se encontraron con un mundo entero de caballeros, damas, artesanos y guerreros reproducidos con todo detalle. Mi escena favorita, la que muestra dos amantes en una camita.
De ella tengo una pequeña reproducción de una de las tablillas de oficios.




2. LA PORTADA DE SAN JUAN DE MOARVES, en Moarves de Ojeda, Palencia. Por la perfeccion de la obra y por como el tiempo la ha respetado, porque casi nadie se pierde por Palencia para encontrarla (menos en noviembre) y porque esa fachada tostada por el sol de invierno forma parte de un momento especial en mi vida. Y porque supongo que será dificil volver a verla.
De esta tengo fotos y recuerdos.



3. LA GUERRA CIVIL de Pepe Cerdá. Porque sí, porque no puedo dejar de mirarlo, porque tengo una reproducción cutre que una vez regaló un periódico y porque con este cuadro me pasa como con "Luna de Lobos" de Julio Llamazares, que las palabras o la imagen son capaces de trascender y calarte la piel como el frío, la lluvia y el miedo cala a sus personajes.




4. CUALQUIERA DE LOS CUADROS DE FRANCIS BACON, pero en especial este, el del Museo Thyssen en Madrid. Porque me perturba, me desasosiega y siempre me hace pensar en vidas paralelas, verdades a medias y futuros que ya no lo son.





Y llegados aqui, soy incapaz de pasarle el marrón a nadie. Así que invito cortesmente a los visitantes habituales a que se mojen y opinen. Sobre todo, los que nunca escriben nada y luego me llaman por teléfono para largar. Y si, querido, tu también.


6 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

No son malas opciones, pero la opción mudejar me atrae como mosca ala miel...

katanga dijo...

Opino como tú. Me pasaría el día metida en la Galleria degli Uffizi florentina, pero no se me ocurriría colgar ni uno solo de sus cuadros en casa.

De mis paredes cuelgan carteles publicitarios vintage y fotos y algún q otro dibujín made self.

Anónimo dijo...

En honor a tu santo, creo que es más bonita la portada de la iglesia de Santo Domingo de Soria

Bender dijo...

Por alusiones...
Coincidiendo plenamente con la idea de que nunca pondría obras de esta categoría fuera del alcance público, resulta extremadamente difícil ceñirse a cuatro, ni a cuatrocientas... (salvo una).
No obstante, de ellas, hay una que he tenido el privilegio de visitar este año y por la que hice a María pagar una entrada exagerada en el Museo Doria Pamphilj de Roma para verla. Ella sola justifica todo el Museo e incluso un viaje a Roma.
Dicho cuanto antecede, sin ánimo de ser exhaustivo o establecer un orden de prelación ahí va mi selección:
1.- Retrato del Papa Inocencio X. Velazquez (ya sé que ya lo sabías).
2.- Desnudo Rojo. Modigliani.
3.- El Jardín de las Delicias. El Bosco.
4.- Frescos de Sant Climent de Taüll. Imagen del Pantocrator.

Anónimo dijo...

En la entrada de mi casa, pondría el Guernika de Picasso. Muy manido, pero para mi la obra del siglo xx por excelencia. Sentimiento y técnica

En el pasillo, las pinturas de las cuevas de altamira, por la sencillez del arte de lo espiritual que llevamos dentro cuando todavia no sabemos nada.

En el techo del salon, los frescos de la capilla sixtina, por el enaltecimiento del ser humano.

Y en mi cuarto, lo tengo, un dibujo de mi sobrino como regalo de navidad que me hizo con 7 años.

Cada obra de arte tiene su momento, tanto en la historia de la humanidad como en la propia.

Nuei

Maria de Mave dijo...

Una recomendación, Duncan, si puedes ir a verla, lleva unos prismáticos. Es espectacular.

Katanga, has colgado alguno de esos dibujos tuyos en el blog? Seguro que son espectaculares.

Anónimo, no se si te habrá mandado "mi santo" como tu dices poner eso, pero no es una cuestión de que sea más o menos bonita. Y en cualquier caso ya ves por donde sale él en su lista... Ver para creer.

Querido, ¿San Climent de Taüll? Por dios, por dios, por dios!!! Tienes un anónimo defendiendo el patrimonio soriano y tu mirando al este. Ya te vale, ya... Y San Baudelio de Berlanga? Anda que... Te van a desempadronar a leches.

Nuei, me encanta leerte de nuevo. Dame un toque cuando puedas y hacemos por vernos, ok? Besossosos.