martes, 25 de noviembre de 2008

EL DIA DESPUES


Acudo a una comida de trabajo con dos médicos del Servet por un proyecto conjunto de divulgación sanitaria y entre unas cosas y otras me cuentan que en los últimos tiempos ha crecido exponencialmente el uso de la píldora del día después entre las chicas. Según sus datos, se distinguen claramente dos tipos de usuarias, las mujeres que rondan los 30 y tienen un fallo en el preservativo o una noche loca y las chicas más jóvenes que simplemente no toman precauciones y recurren a este método como un contraceptivo más.
.
Según los datos que manejan, en épocas festivas han llegado a administrar a la misma chica hasta cuatro pastillas en apenas una semana. Una salvajada si tenemos en cuenta además, que la píldora en cuestión se facilita en un paquetito donde se acompaña de un preservativo y un folleto informativo sobre anticoncepción.
.
Nunca, en toda la historia, los anticonceptivos han estado tan al alcance de cualquiera. En farmacias, en supermercados, en los baños de los bares, en plena calle... hay decenas y decenas de máquinas de preservativos y paralelamente los métodos hormonales son cada vez más seguros y menos agresivos. Y cada vez las jóvenes tienen más y más información en el colegio, en casa, en internet. Y pese a todo, el número de embarazos no deseados entre jóvenes siguen aumentando año tras año.
.
Los dos médicos me cuentan que en cierto sentido muchas de estas adolescentes han convertido el sexo en un producto de consumo. Compran ropa, hacen botellón y practican sexo. Porque sí, porque los demás lo hacen, porque es "lo normal". Y si no hay preservativos a mano, no pasa nada, una visita a urgencias y solucionado. Supongo que esas chicas no saben la salvajada que una de esas pastillas hace con su cuerpo. O quizá no lo quieren saber.
.
¿Recordais vuestra primera vez? Yo, perfectamente. Recuerdo la emoción, la ternura, lo torpes que éramos ambos y como fuimos aprendiendo juntos en los meses siguientes. Recuerdo como temblaba y el copazo de pacharán que nos metimos entre pecho y espalda antes de empezar a quitarnos la ropa. Y sobre todo recuerdo lo enamorada que estaba.
.
Tengo amigas con recuerdos mucho más amargos, alguno incluso dolorosos, traumáticos, que las bloquearon durante algún tiempo. Quizá el chico no fuera el apropiado o ellas no estuvieran en el momento ideal, pero algunas arrastraron esa noche durante mucho tiempo hasta que dieron con la persona, el momento y la situación que les ayudo a superarlo del todo.
.
Es cuestión de suerte? De oportunidad quizá? Quien sabe. Tampoco se si esas chicas acudirán a por la píldora del día después solas, acompañadas de una amiga, de sus padres o del chico con el que estuvo la noche anterior. Estadísticamente quizá no tenga importancia. Para ellas, seguro que sí.

10 comentarios:

Labegue dijo...

Pues yo ya no sé si realmente tiene importancia para ellas, habiéndose convertido el sexo como dices en un producto de consumo.

Ultimamente he mantenido conversaciones, en las que se hablaba de una nueva moda entre las jóvenes consistente en ver a cuántos tíos lograban tirarse en una noche.

También he oido hablar de casos de chicas jóvenes que cobran por el sexo como manera de tener más dinero para pagarse su ropa, la factura del móvil o cualquier otro capricho.

No soy nada moralista, es simplemente que quizás estoy educada de otra manera. No contra el sexo esporádico, ni contra la abstinecia, válgame. Me parece que en el sexo y en los juegos todo es válido mientras las dos personas implicadas (o tres, o las que sean), estén de acuerdo.

Pero yo, será la edad, necesito algo más que una simple apuesta para meterme en la cama con un tío. Así me va... XDD

Duncan de Gross dijo...

La pildora del "día después" es uno de los grandes inventos de la humanidad, y si, claro que recuerdo mi primera vez... ;-)

Lupita dijo...

Lo de usar esta píldora como nos comentas en el post (prácticamente de método anticonceptivo) me parece una salvajada y de las grandes. Una cosa es un accidente y otra el usarlas por sistema. Desde luego que esas niñas no saben bien lo que hacen, aparte de que en muchas ocasiones un embarazo no es el mayor de los problemas que puedes tener por actuar de forma inconsciente, y de esos problemas no te protege la píldora del día después.

Mala solución teniendo en cuenta de que se trata de una conducta cada vez más extendida...

Espero que algún día seamos capaces de educar a nuestros hijos de otra forma y logremos que sean al menos un poco más inteligentes...

Trovador errante dijo...

Lúcido comentario.

A mi más que peocuparme el mal uso de la píldora, me preocupa todo lo que se pierden, lo que no entienden ni saben de sexo...que es bastante más que follar y que la penetración...esa es una parte parte muy pequeña (el tamaño varía).

Sexo sin ideas claras y sin madurez...se pierden muchas cosas. Igual ganan otras...no creo...cantidad?...más placer?...lo dudo también.

Con lo bueno y rico que es...con conciencia, sabiendo, sintiendo, comprendiendo, comunicando, conociendo...estamos diseñados para ese placer divino, pero no siempre educados.

Y las mujeres tenéis un precioso pedacito de cielo en vuestro sexo que exclusivamente sirve para sentir placer, los hombres no.

Gracias por recordarme mi primera vez, resuenan tus palabras, fue como tu dices, un camino precioso, con mi primera novia y mi primer amor, que lindo y que bueno fue todo...no cambiaría nada.

Un beso

Rocketon dijo...

Además de ser el sexo un producto de consumo, como dicen estos dos médicos, yo añadiría que pàra muchas chicas de hoy en día es una estrategia, un arma de inclusión social. Y para formar parte del grupo, para tener éxito entre los iguales vale todo.
No tengo yo tan claro que la píldora ésta sea un gran invento, al menos con la adolescencia y sociedad, en general, que tenemos hoy día.
Cada día soy más carca y no me pena lo más mínimo.

cristal00k dijo...

Irresponsables los hay, los ha habido y los habrá y no sólo en el sexo. Pero creo deberíamos hacer un poco de autocrítica, y pensar en que tipo de mundo han crecido nuestros adolescentes. Los que acuden amenudo a los caps solicitando la controvertida, pero útil pildorita, son una minoría, sino los caps estarían colapsados, evidentemente.
Y dicho esto, diré, que desde luego el mensaje que transmitimos, los adultos, los medios, las instituciones etc... sobre el sexo, tampoco es una maravilla ni de coherencia, ni de claridad ni de honradez.
En la mayoría de ocasiones se sigue juzgando con el doble rasero, mucho más duro con las féminas que con los varones, que al fin y al cabo y en este caso son los que se ponen o se niegan a poner el preservativo.
El lavado de cerebro secular que se nos hace a las mujeres desde que nacemos, está ahí, no se lo han inventado ellas. Seguimos con los mismos "roles". Se les dice una cosa pero se les demuestra otra. Ellos son irresponsables pero triunfadores y ellas irresponsable pero además "guarrillas".
Una cosa es informar, y otra convencer... Y a veces es tan importante enseñar a decir NO como enseñar a ponerse la gomita de marras, que por cierto les toca ellos,y que en la mayoría de ocasiones se ponen a regañadientes. Y que poco apoyo encuentran ellas, en casa ni en ningún otro sitio para los tratamientos hormonales. Se utiliza la estrategia del miedo a...(lo que sea) y a un adolescente o lo convences... o acaba pasando por encima de consejos de quien sea, incluso de sus propios miedos, con tal de verse aceptado por el grupo, entorno etc...
Enfín María, me enrollo como una persiana, pero es algo que he vivido y vivo muy de cerca...
Como siempre "remueves" con tus entradas. Un besazo.

cuandomequieras dijo...

Hace poco más de un mes, esperando a cruzar en un semáforo, no pude evitar escuchar la conversación de unas niñas no llegadas ni de lejos a los 18. Hablaban entre todas, cual gallinero alborotado, de si "la Vane" podría estar embarazada, porque anoche se acostó con nosequién (del afortunado muchacho no me quedó el nombre) y no tomó medidas. El caso es que entre tanto griterío adolescente, "la Vane" puso silencio y dijo: "que no es que esté embarazada, solo os he dicho que me acompañéis a por la píldora del día después". Lo sorprendente fue que una de sus amigas le preguntó si no le daba corte ir a pedirla, y su respuesta, entre risas, fue "corte? tía, es la cuarta vez este mes".
Así vamos.
Yo no recuerdo mucho más de aquella primera noche que con quién y dónde fue, pero no tiene nada que ver, ni la primera ni las de después, con las locuras que hacen las crías ahora. Y digo "las crías" y no todos, chicos y chicas, porque al final, somos nosotras las que nos atiborramos de hormonas y las que nos embarazamos si algo falla.
Y no me estoy refiriendo al sexo enamorado, Dios me libre, porque para mí es igual de bueno que el "no enamorado". Ya ni siquiera podemos pensar en que crean haberse enamorado. El sexo se ha convertido en un divertimento más, como el botellón o ir de "shopping"...
Ay...

Maria de Mave dijo...

Hola Labegue, estoy de acuerdo contigo. Se ve que a mi también me afecta la edad, jajaja.

Yo no se, Duncan, si lo es. Supongo que si para evitar males mayores, pero esto es como todo, lo bueno o lo malo de las cosas no está en ellas sino en el uso que hacemos de las mismas. Va un poco en la línea de lo que dice Lupita.

Gracias por tu comentario, Trovador. Estoy de acuerdo contigo, como lo estoy con Rocketón. Igual si es verdad que los años nos cambian, nos hacen ver las cosas de otra manera.

Autocritica, Cristal, pero no solo en sexo. También en la forma de afrontar la vida, los estudios, la amistad, el esfuerzo... en 20 años la vida ha cambiado radicalmente y a veces a mi me da la sensación de que la nueva generación ha crecido en una especie de tierra sin normas ni valores.

Si, conversaciones como esa yo también he escuchado alguna, Cuandomequieras. Respecto al sexo con amor o sin amor, queda a elección de cada uno, como casi todo en esta vida. Yo lo prefiero con amor y si no es posible, al menos con complicidad. Pero es mi elección, claro.

Anónimo dijo...

Pués yo no veo ningún problema en que una persona se acueste con quien le de la gana todas las veces que quiera ,siempre que se tomen precauciones contra las enfermedades y los embarazos no deseados, porque creo que el sexo es algo totalmente natural , puesto en nuestra naturaleza para perpetuar la especie, pero.... como nos consideramos inteligentes ,por que no sublimar esa necesidad atávica y tomarlo como una fuente más de placer liberándolo de tanto tabú ,misterios y demas lindezas con que lo han adornado las distintas culturas, religiones etc. a lo largo de los tiempos?
Y conste que no reniego del amor, al contrario, cuando confluye con el deseo el resultado es excepcional

Misia dijo...

Hola, es la primera vez que aterrizo por aquí :)

Yo soy profe de instituto y es un tema preocupante. Muchos de mis alumnos de 14-15 años ya han tenido relaciones sexuales completas y sé perfectamente que muchos de ellos no emplea ningún método anticonceptivo. Porque no mola, porque dicen que es difícil conseguirlos. Y ninguna de las opciones que les propongas "molan".

Así pasa, que en mi instituto hay un par de nenas embarazadas.

¿Y cómo les explicas que eso les complica la vida hasta límites insospechados? Lo que diga una profe mayor y aguafiestas como yo les resbala.