domingo, 18 de enero de 2009

REPRISE

Para María,

mi mejor amiga
que siempre ha estado ahí
que nunca me ha juzgado
que me entiende sin necesidad de hablar
que me llama cuando se le cruza el día, como yo la llamo a ella
que me recoje cuando me caigo y celebra mis buenos momentos

para ella, que nunca me ha fallado y que en un día glorioso definió el término: REPRISE




No os molestéis en buscarlo en los diccionarios porque no está. “Reprise” o mejor dicho, la falta de reprise, es un concepto absolutamente personal acuñado por mi mejor amiga cuando ambas andábamos por los diecitantos y que más o menos viene a definir esa falta de capacidad que los hombres tienen para percibir cuando necesitamos un gesto de cariño o atención por su parte.

Mi amiga María sostiene que en realidad es algo que afecta a todo el género masculino, aunque a unos en mayor grado que otros. Yo creo que además, hay casos extremos para bien y para mal.
.
Es cierto que el lenguaje femenino es complejo, sobre todo cuando se juntan factores que por si solos no tendrían más importancia pero que juntos (un mal día en el trabajo, el síndrome premenstrual, los kilos de más de las navidades, el mogollón de ropa por planchar…) se convierten en un cóctel explosivo, pero también lo es que algunos hombres parecen haber nacido absolutamente desprovistos de ese sexto sentido que permite percibir que estás pidiendo atención a gritos. Aunque no haga falta gritar.
.
Quizá sea una cuestión de educación, de carácter o tal vez, como apuntan algunas, sea algo que afecta a todo el género masculino, aunque excepciones (yo conozco alguna) las hay.
.
¿Qué es lo que les pasa? ¿De verdad están incapacitados para entender que a veces necesitamos un pequeño esfuerzo, un gesto por su parte, algo que se salgo de lo normal? ¿O es que ellos no tienen nunca ese día tonto en que todo se te viene encima y simplemente necesitas que alguien te haga sentir que te quiere?
.
Afortunadamente, para eso siempre están las amigas…


7 comentarios:

Lupita dijo...

Quizás habría que investigar a fondo los efectos del "cromosoma y" sobre la psique y la conducta... a lo mejor actúa como bloqueante de algún centro receptor de información no verbal o algo así.
Como tú has dicho, menos mal que el cromosoma x está ahí para ayudarnos.
Besos migrañosos

Duncan de Gross dijo...

Mmmmm, yo cuando he tenido un gesto de "reprise" como tu lo llamas, espontáneo, mi pareja siempre me ha dicho: "¿Qué has hecho?, ¿Qué tramas?, ¿Qué ocultas?...". Por lo que los hombres, creo, no somos los complicados, o al menos no los únicos complicados. Si No me haces un gesto cariñoso: MAL, y si me lo haces, también MAL. El mecanismo del hombre, amiga Maria, es tan sencillo como el de un botijo. Te lo digo yo, que sucede que soy Hombre (Como Neruda)...
...Michel IV de Gato te manda un afectuoso saludo, y yo un besote para que empieces bien la semanita!!. ;-)

cuandomequieras dijo...

yo creo que somos mucho más complicadas que ellos, y esperamos que nos entiendan cuando, en realidad y si lo pensamos fríamente es imposible, no por nada, sino porque en esto (y en algunas otras cosas) no somos iguales, ni lo seremos nunca, gracias a Dios. Así que si, nos quedan las amigas, que tienen la misma estructura mental, hormonal y femenina que nosotras ;)
Besos de chicas...

cristal00k dijo...

Pues el día que ellos, entre otras muchas cosas tengan "por planchar", lo mismo que nosotras, a lo mejor, empiezan a tener un poco más de reprise...
Las amigas son lo mejor que hay y lo que hay que cuidar a tope, los hombres por más FHMP, van y vienen pero ellas se quedan... Haces bien en hacerle este homenaje, seguro que se lo merece...

Anónimo dijo...

Este está repe, o simplemente me lo parece? Ahora dudo, pero pá mí que lo está.

Anónimo dijo...

OS LO JURO QUE LO INTENTAMOS....

DE VERDAD... LO INTENTAMOS.....

PERO ES IMPOSIBLE.......

Nuei -

Lilyth dijo...

Apelo por algunos hombres que lo intentan.. a su modo pero lo intentan, ahí radica mi teoría, que lastimosamente necesitamos un gesto a nuestra medida, en nuestro idioma y con nuestras reglas, entonces ellos con sus mediciones, idiomas y reglas diferentes no consiguen la sonrisa aunque la hayan estado buscando, como si durante esos momentos nos comunicáramos en frecuencias totalmente distintas, pero como todo es solo una teoría.