miércoles, 24 de marzo de 2010

EL ASCENSOR


Cada mañana, a las ocho, al salir de casa esta ahí, en el patio de casa mirando hacia el ascensor. Hoy nos hemos dado cuenta de que viene a buscar a dos niños, de ocho o diez años, supongo que para acompañarlos al colegio. Supongo también que nunca sube, que espera en la calle hasta que ellos bajan y que cuando vuelva a acompañarlos, los dejará también en el ascensor, rumbo a casa. Quizá ni siquiera se hable con su ex mujer, tal vez se ciña a un régimen de visitas muy estricto determinado por el juez y posiblemente se vea, como ella, superado por las circunstancias.

Siempre he presumido de tener una relación estupenda con mi ex. Claro que para mí ha sido muy fácil. El es una de las mejores personas que hay en este mundo y además, no teníamos hijos, ni grandes propiedades que repartir, ni pensiones compensatorias que discutir. Pero a pesar de todo, cuando veo estas parejas con hijos cuyas relaciones se han deteriorado hasta el punto de evitar coincidir en el ascensor no puedo dejar de pensar como es posible llegar a esos extremos.
¿Tanta rabia se puede llegar a acumular contra alguien a quien has querido tanto como para tener hijos en común?
¿Y los niños? ¿Qué pensarán ellos de esa rutina de un padre a ratos cronometrados y madre atrincherada en casa para no encontrarse con él?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu lo has dicho, no tenias hijos en comun ni propiedades..............
Yo soy la que espera que mi hijo suba las escaleras y se que nunca habra ya buena relaccion con mi ex,
me conformo con que nos respetemos y que mi hijo no tenga que oir nada malo por ninguna de las dos partes.

El Titanic, también se hundió dijo...

Es duro y dramático llegar a esa situación, conozco a alguna pareja que esta viviendo exactamente lo que tu has descrito en el post. Es un asunto inopinable porque cada pareja conoce su historia.

Indo dijo...

dicen que del amor al odio sólo hay un paso... o un ascensor...
es una pena, pero parece lo normal, lo que ocurre siempre. lo raro es la gente que mantiene buena relación.
en fin.
un beso