domingo, 4 de abril de 2010

VOLVER A CASA


Lo que más me gusta en este mundo, es andar de viaje. Los viajes para mí comienzan en el momento en que decido el destino y empiezo a buscar. Rutas, hoteles, museos, horarios, vuelos, guías... Disfruto como loca en cuanto rompo con la rutina, me subo en el coche y empiezo a buscar en la guía los pueblos por los que vamos pasando por si hay algo que parar a ver. Me encanta rascarle tiempo y llevarle la contraria al tom-tom buscando rutas por carreteras secundarias, encontrar en la guantera gominolas que dejé escondidas en el viaje anterior y escuchar como FHMP me regaña por dejar el coche lleno de migas aunque sea él el que vaya comiendo las patatas fritas.

Me gusta pensa que quizá algún día tenga el trabajo o el dinero suficiente como para vivir viajando como lo hacían los viajeros del XIX. Un par de meses en Venecia, un año recorriendo EEUU y el invierno, por supuesto, en Egipto.

Me encanta andar de viaje y sin embargo, cada días más me gusta volver a casa.

Abrir la puerta y sentir el olor peculiar de casa, encontrarlo todo en penumbra, limpio y fresquito, saber que vuelves a tu cama, a tu colchón, y que por fin dormirás de un tirón sin notar bultos raros. Me gusta desempaquetar lo que he ido comprando en el viaje, colocar los libros nuevos y pensar donde colgaré los cuadros. Disfruto pasando las fotos al ordenador y seleccionando las que terminarán ampliadas o colgadas en el blog. Me encanta la sensación de volver a la rutina, a comer razonablemente y a llevar una vida ordenada.

Me dura lo justo. Dejaré pasar tres o cuatro días y volveré a la carga con el siguiente viaje. Bueno, de hecho, aún nos faltaban casi 100km de coche cuando le he dejado caer a FHMP "Si al final no trabajo en San Jorge... igual podríamos irnos a algún sitio".
Me dirá que si, seguro.

2 comentarios:

Indo dijo...

sé a lo que te refieres, mira que me gusta salir, aunque sea sólo a mi pueblo del sur, pero luego la verdad es que disfruto mucho de la vuelta. de la cama, de ron, del sofá, de mi propia comida....
pues ya nos contarás el siguiente!!
un beso.

Anónimo dijo...

Yo también soy de las que en el viaje de vuelta propone el siguiente. El momento de abrir la puerta de casa y encontrar todo bien y el de volver a tu camita son geniales.
¡Feliz retorno!
Franché.