viernes, 24 de septiembre de 2010

VICTOR



















Hace más o menos ocho horas, S., mi ex, ha sido padre. Hace más o menos cuatro horas, me ha mandado por sms una foto de Víctor, un bebé precioso con los ojos abiertos como platos. Dice el asombrado papá que ha nacido casi, casi, con los ojos abiertos y con diez dias de retraso y es que claro, tantos días cumplido, normal que saliera con curiosidad.

S. va a ser un padre fantástico. Lo se con certeza no solo porque él es una de las personas más excepcionales que he conocido nunca, sino porque tiene una paciencia infinita, sentido del humor y ese punto de eterno Peter Pan que a algunas mujeres nos desespera pero que a los niños les encanta.

El fue el primer amor de mi vida, estuvimos muchísimos años juntos, algunos muy felices, otros no, y hoy es una de las personas a quien más quiero en este mundo. Compartimos una perra, algunos amigos y todavía, un puñado de cosas sin explicar que posiblemente no lleguemos a explicarnos nunca. Hay cajas que es mejor no abrir. Ni siquiera para mirar un poquito dentro.  El es además el mayor agujero negro de mi conciencia y al mismo tiempo la certeza de que la vida es generosa y que algunas personas lo son todavía más. No en vano, hoy puedo decir sin duda alguna, que es mi amigo.

Y por todo esto y porque él es él, tengo la seguridad de que va a ser el mejor padre del mundo. Bueno, el mejor detrás del mío, jejeje....

2 comentarios:

Urkatu dijo...

Qué bonito, yo no sé si podría mantener una relación así con mis ex... bueno, si lo sé, no puedo.

Felicidades por él, que esté sano y que aporte algo que merezca la pena a este mundo, que de cosas malas ya tenemos muchas.

Un saludo.

Alhuerto dijo...

Comparto todo lo que dices, porque a mi me sucede lo mismo con mi ex.
Los dos estamos con pareja, y hacemos vida propia, pero seguimos hablandonos y viendonos para contarnos nuestras penas y nuestra alegrias.
Para mi nunca dejará de ser mi gran amiga.
La diferencia es que ella no tendrá nunca hijos, nunca ha querido.

Mucha gente que conozco no acepta esas relaciones entre exparejas, tienden a desconfiar y a pensar mal sobre ello, y en realidad son ellos los que se pierden muchos años vividos...porque prefieren olvidar.

Un beso Maria.