jueves, 14 de enero de 2010

APLAZADORES DE PLACERES



¿Por qué tanta gente tiene la manía de guardar las botellas de vino bueno en espera de “una ocasión especial”, que se retrasa y se retrasa y suele llegar cuando el vino ya se ha estropeado?

¿Por qué hay quien acumula puntos, bonos, vales de descuento que nunca gasta y que terminan caducando?

¿Por qué hay personas que viven preparando viajes que al final nunca realizan?

Algunos sociólogos han comenzado a detectar un perfil de personas que ellos llaman “Aplazadores de placeres”, seres que encuentran satisfacción en guardar lo que en un futuro podría resultarles placentero. No disfrutan del vino en sí, sino de saber que guardan el vino que quizá les hará disfrutar un día en el futuro. Y el vino, termina picándose en la botella.

En el fondo, quizá sea una cuestión de cantidad: el placer de prolongar en el tiempo una espera frente a la brevedad del disfrute. Y a veces, funciona...

2 comentarios:

Indo dijo...

huy, creo que a veces soy de esas. no de guardar, que también lo hago, si no de disfrutar más con los preparativos y con pensar lo que voy a hacer que en realidad haciendo algo.
por ejemplo, me encanta planear una cena, comprar las cosas, poner la mesa, imaginar lo que haremos. pero luego llega el día y aunque lo pase bien, creo que era mejor mi idea. y cuando pasa se me queda un poco sensación de no haberlo aprovechado del todo.
e intento cambiarlo. pero no siempre puedo.
un beso.

Live dijo...

Que interesante este concepto "aplazadores de placeres". Quizà este comportamiento esté relacionado, aparte la seguridad que da la acumulación de lo supuestamente deseado, con un miedo por la comsumacion del placer. Consumar el placer trae consigo luego el abismo de la nada o el vacio, en cambio atesorar una promesa de futuro placer es tener una esperanza. El aplazador quiza necesita protegerse y estructurarse en una sociedad fragmentada y excluyente. Con todos los vinos guardaditos, las sabanas dobladas nunca usadas y los puntos no gastados estamos con un resptaldo frente a " un destino que no presenta futuro".