lunes, 11 de enero de 2010

DOS AÑOS, DOS.



Esta noche hará dos años que FHMP apareció en mi vida. Acababa de pasar en la cama todas las navidades hecha un trapo, con la peor gripe de mi vida y estrenaba año nuevo y también blog.

Llevaba por aquel entonces siete u ocho meses de recuperada soltería tras una historia más que chunga que a lo tonto, a lo tonto, se estiró durante casi cuatro años de idas y venidas, encuentros y desencuentros, toneladas de dudas y muchos desencantos.

En esos pocos meses sola me pasee por el mercado, encontré grandes amigos e incluso besé a alguna rana. Ninguna se volvió un príncipe.

Y de repente, apareció el. Y desde el primer momento supe que estaría ahí al dia siguiente, y al otro, y al otro. Sin ahogarme, dejándome respirar, pero ahí. Derrochando ternura y siendo a mismo tiempo un roble en el que apoyarme, una sombra en la que descansar.

Desde entonces han pasado dos años sin apenas sentirlo. Dos años despertándonos juntos, cocinando juntos, haciendo zapping juntos, pasando juntos la mayor parte de las vacaciones… y a pesar de eso, a pesar de estar con él al menos 12 horas al día, sigo sintiendo la necesidad de besarlo y abrazarlo a todas horas.

Y si, supongo que en parte él también me ha cambiado. Quizá “mariagobios” se hace mayor o tal vez ha encontrado el refugio que necesitaba o simplemente lo que ha ocurrido es que tuve suerte, suerte de la de verdad. A veces sucede.














5 comentarios:

Manuel dijo...

Me alegro por tí María, de verdad. Sigo tu blog desde la sombra.
Un beso.

Indo dijo...

enhorabuena. a veces la gente más especial aperece cuando menos se la espera. me alegro que sientas esas cosas tan bonitas y que seas feliz. ojalá dure toda la vida. o más.
un beso.

Anónimo dijo...

eso si que es encontrar la piedra filosofal, y lo demas.....cuento!

cristal00k dijo...

Aixxxxx que tiernoooo! y que envidia niña! Felicidades a los dos.
Un beso.

Anónimo dijo...

MI enhorabuena. Como tu dices, a veces sucede, dos personas se encuentran, en un momento determinado de su vida, y aunque distintas, tienen las mismas necesidades y a partir de ahi, se evoluciona.

Sois guays los dos, y siempre se celebra la felicidad de los "amigos".

Nuei