jueves, 21 de agosto de 2008

SERES HUMANOS

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/08/21/videos/1219284295.html

Ese es el vídeo. Hay muchos más, pero de entre toda la información que desde las tres de la tarde de ayer está llegando sobre el accidente de Barajas, ese vídeo es el que más me ha impresionado. Ayer, mientras los servicios de emergencia continuaban buscando los restos destrozados de algunos de esos 153 pasajeros, entre ellas muchos niños, familias enteras según la lista de viajeros, algunas personas se permitían protestar porque su avión salía con retraso o la compañía aérea no les facilitaba una habitación de hotel...

Como periodista, en estos últimos años, he vivido el horror del barranco de Arás en Biescas, varios atentados terroristas en Madrid, accidentes terribles de tráfico, incendios e inundaciones. Cuando llegas al lugar, con la cámara o el micro, te conviertes en una especie de registradora de información sin alma. Sacas fotos, tomas imágenes, grabas sonidos, haces crónicas, entras en directo... buscas la última hora como si fueras espectador de un hecho en el que tu no intervienes. Y asi, pasan horas y horas entre ambulancias, víctimas y servicios de emergencia. No te acuerdas de dormir, ni de comer. No necesitas ir al lavabo ni sientes frío ni calor. Tampoco crees que estás haciendo el trabajo de tu vida. Solo estás ahí, contando lo que pasa.

Después, viene el bajón. Suele ser cuando dejas a los compañeros y vuelves a casa. Todo está en su sitio. Tu vida es la misma. Mañana te levantarás y todo seguirá igual. Para ti, sí. Y es entonces cuando todo lo que has visto en las horas anteriores, se desborda. No lo puedes evitar.

De cada tragedia te queda una imagen que te acompaña toda la vida. Los vecinos del pueblo congregados en el mirador viendo avanzar el fuego sobre Oroel, sin poder hacer nada. La gente corriendo desesperada sobre el barro y las ramas aquella tarde en Biescas. O las lágrimas de ese Guardia Civil, tan joven, que formaba un cordón de seguridad en la plaza de Sallent de Gállego hace justo ocho años, a pocos metros del lugar donde ETA acababa de asesinar a dos de sus compañeros.

.

5 comentarios:

Lupita dijo...

He visto el vídeo, es una lástima que la gente no pueda tener un poco de paciencia y comprensión en estas situaciones, aunque tampoco me parece bien que algunas compañías aprovechen la situación para disminuir la atención a sus clientes. Ante situaciones así es necesaria más serenidad y más información ya que se sabe que estos sucesos provocan retrasos y molestias a los viajeros lo mejor es al menos informarles adecuadamente. Para los viajeros, más educación y cuidar las formas ante situaciones como esta.
Un apunte para los medios de comunicación, ayer por la tarde en cuatro se vivió una situación vergonzosa, los presentadores de no se qué programa de sobremesa consiguieron hablar por teléfono en directo con un familiar (el primer testimonio de un familiar, guau, supernoticia morbosa) Resulta que era una anciana cuyo nieto viajaba en el avión y que demostró durante la conversación que no era consciente de estar hablando en directo por la televisión y preguntaba incesantemente a los presentadores: pero díganme la verdad, ¿está muerto mi nieto? Al final hasta los presentadores parecían avergonzados por la situación y finalizaron la conversación, pero fue... completamente inhumano. El morbo por encima del respeto...
En fin, es lo que hay en nuestra sociedad...

Maria de Mave dijo...

Hola Lupita,

ejemplos como el que pones, lo vemos cada día. ¿De verdad es necesario esperar en la puerta del hospital para poner un micro al familiar de un fallecido? ¿o sacar imágenes de los quemados llegando en ambulancia con todo detalle? Sinceramente pienso que no.

El debate lleva años en la calle y estoy cansada de acudir a cursos, conferencias y mesas redondas donde se plantea lo mismo una y otra vez. ¿Es el espectador el que determina los contenidos o son los medios (las televisiones en este caso) lo que deciden que y como debe emitirse?. Yo lo tengo clarísimo. La responsabilidad es nuestra porque el poder lo tenemos nosotros, los medios.

Si hay padres capaces de permitir que sus hijos pequeños vean seis horas diarias de televisión, si hay personas enganchadas a realities y programas de testimonios cada cual más escabroso, si hay gente que por dos minutos de gloria es capaz de contar sus miserias ante miles de personas... en definitiva, si los espectadores piden cada vez más y más morbo, sexo y sangre ¿como no intentar poner un freno?

Lo de ayer en muchas cadenas fue bochornoso. Presuntos tertulianos invitados para hablar de temas de corazón opinando a lo loco sobre el accidente. El episodio que tu comentas. Las imágenes innecesarias de los familiares rotos de dolor...

Una parte de la sociedad es cada vez menos humana. Lo dicen los datos de audiencia. Y la responsabilidad de atajar eso es nuestra, de los medios. Es una cuestión de ética y responsabilidad y yo creo que muchos la han perdido.

Pufffffffffffff, que rollo te he soltado, pobrecita. Sorry.

Lupita dijo...

De rollo nada, de hecho me parece muy interesante. Supongo que en parte es una responsabilidad compartida entre medios y espectadores, pero creo que entre todos se ha perdido un poco el rumbo. No nos importa la información sino el regodeo en la miseria humana. Vosotros dais lo que la gente pide y la gente pide más porque sabe que se le da. El programa que más imágenes escabrosas emita será probablemente el que más audiencia tenga... ¿cómo poner freno a esto sin que se convierta en un atentado contra la libertad de expresión?Difícil sin duda aunque siempre queda esa frase para la reflexión: La libertad de uno termina dónde empieza la del otro... pués algo así. Para mí se trata de una cuestión que depende mucho de la educación también... En fin, que me enrollo también más de lo debido.
Saludos de nuevo María.

Anónimo dijo...

Interesante debate, creo que todos debemos poner de nuestra parte, la prensa dejando de conseguir las imagenes más escabrosas y la audiencia no viendolas. Ayer al mediodía pase de las noticias a la 2 para ver las olimpiadas cuando comenzaron en los telediarios con el morbo. Lo que a mi me interesaba era que, como, cuando, donde, por que había pasado, las situaciones personales de los pasajeros las puedo imaginar y carecen de valor informativo. No se sí son o no más fáciles de conseguir que mis preguntas pero yo desde luego seguiré apagando la TV, la radio o cerrando el periódico que vaya por la linea del morbo, es mi humilde aportación a la lucha contra la degradación del periodismo.
Saludos chicas, Porras

Anónimo dijo...

Sólo quiero recordar cómo se cebaron los medios con el "Caso Fago", montando el campamento en el pueblo y haciendo retransmisiones en directo en hora de máxima audiencia para sacar imágenes de un pueblo fantasma pero sin aportar un ápice de información, sólo morbo, puro morbo. Eso sí, se largaron en cuanto la noticia fue que la princesa Letizia daba a luz un Borbón.

Al respecto de todo este asunto de las noticias basura, es muy gráfica la frase de una mujer de Barbenuta cuando los periodistas fueron al pueblo en busca de la "sangre y las vísceras" ('sang i fetche' como dicen los catalanes) de Maribel Moreno: "Si Maribel hubiera hecho algo bueno, no estaríais aquí", sólo le faltó decir "carroñeros", aunque igual lo dijo y el periodista se lo calló por vergüenza (Heraldo de Aragón, suplemento deportes, pág. 5, del jueves 14 de agosto de 2008).
Jolube.