jueves, 23 de octubre de 2008

BENDITA MEMORIA



Lo cuentan hoy los periódicos, científicos del Brain and Behavior Discovery Institute (Georgia, Estados Unidos) y del Institute of Brain Functional Genomics de Shanghai (China) acaban de descubrir la molécula del olvido. Al parecer la memoria tiene una pequeña ventanita, un espacio concreto de tiempo en el que en algunas circunstancias, es capaz de borrar cualquier registro.


Sin tomar nada ni llegar a esos extremos creo que todos, de una manera u otra e inconscientemente seleccionamos nuestros recuerdos. Los que somos radicalmente optimistas tendemos a olvidar con facilidad aquello que nos hizo sufrir y al contrario, las personas que tienden a ver la vida negra desarrollan una capacidad pasmosa para memorizar agravios y malos ratos. Y supongo que todos, algunos más y otros menos, conservamos en el recuerdo esos momentos especiales de nuestra vida que mimamos para disfrutar cuando el cuerpo nos lo pide.


Sin embargo si hay algo que me gusta especialmente de la memoria es lo traviesa que suele ser, como es capaz de sorprendernos cuando menos lo esperamos recuperando una imagen a través de un olor, un lugar o una persona.


¿No os ha ocurrido nunca llegar a un sitio donde teneis la certeza de no haber estado jamás y sin embargo sentir que ya lo conocíais? ¿O pasear por la calle y pasar junto a una persona cuyo perfume nos lleva inmediatamente a otra que formó parte de nuestro pasado? ¿O que un olor de cocina os haga sentir por unos segundos como cuando tenías seis años frente a un plato de puré de verduras en el comedor escolar?


Anoche me comí las primeras mandarinas de la temporada.

Mi memoria me dijo que sabían a Navidad e inmediatamente se dispararon esos resortes que consiguen ponernos tiernos.

Yo no quiero moléculas ni pastillas. No quiero olvidar nada. Quiero seguir cargando con mi vida pasada, con lo bueno, con lo malo y que la memoria, de vez en cuando, me regale sorpresas así.


2 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Si, entiendo lo que quieres decir, la verdad es que a mi me ocurre muchas veces con un olor, una calle o un poema...Bonito post ;) Un besote!!

cuandomequieras dijo...

nos pasa a todos, no? a mi me encanta recordar, historias, detalles, olores, sabores, colores, atardeceres... sentimientos... no lo habíais notado? jajaja