viernes, 17 de octubre de 2008

DIME CON QUIEN SALES...



Buceando por la red he encontrado esta tira, genial como siempre, de Maitena. Después del rollo post feminista que os solté hace unos días y que tantas adhesiones ha conseguido, me ha hecho pensar que en el fondo, no deja de ser cierto y que en algunos círculos, nuestra pareja termina de dibujar la imagen que los demás tienen de nosotros.

Pegar. Esa es la palabra mágica.

Blancanieves y la Bella Durmiente terminan el cuento con su príncipe perfecto. Barbie tiene a Ken y Nancy, a Lucas. Los herederos de grandes fortunas se casan entre ellos, la gente guapa tiende a salir con gente guapa (bueno, excepto en mi caso, que siempre he salido con tipos infinitamente mas guapos que yo. Vamos, que precisamente soy la excepción que confirma la regla) y las chonis de barrio se casan de blanco y por la iglesia con el macarra del portal de al lado.

¿Pero que pasa cuando alguien pretende romper lo "politicamente correcto"? ¿Cuando un profesor universitario termina liado con su asistenta que no llegó a sacarse la primaria, cuando una mujer de cuarenta y tantos se trae un caribeño de apenas veinte o cuando un hombre más que atractivo se enamora de una mujer que no responde a los cánones estéticos preestablecidos? Y no solo aman, sino que alardean de ello, muestran su amor sin reparos y se ríen en la cara de aquellos que cuentionan sus decisiones.

Olé por ellos. Porque a veces hay que tenes muchos huevos para sacar los pies del tiesto. Y porque estoy segura de que por cada uno que los saca, hay muchos más que se resignan a una vida sentimental mediocre o inexistente por pura cobardía. Porque lo único cierto del amor es que uno nunca sabe por dónde va a pegarle. Y a veces, llueven hostias donde menos te lo esperas.

.

4 comentarios:

Lupita dijo...

Me gusta tu reflexión de resignarse a una vida que no es la que quieres por pura cobardía. Creo que tiene mucho de realidad y es que a veces los condicionantes sociales son tan fuertes que hasta que uno se decide a dar un paso para ir en otra línea se le va la vida entera en el camino...
Saludos María

cristal00k dijo...

Pues tienes razón. Y la pena es que en la mayoría de ocasiones, en estos temas, nos influye demasiado la opinión de amigos, conocidos y allegados. ¡Ole por los que se ponen el mundo por montera y hacen lo que les sale de los "webs"
(uix Sorry)

Besos!

Duncan de Gross dijo...

Coincido con Lups y Cristal, yo he conocido algunos casos... En fin, hay que hacer lo que te dicte una mezcla de tu corazón y mente, sin tener en cuenta otra coisa más...

Lilyth dijo...

En definitiva termino en el estereotipo de políticamente incorrecto, a pesar de mis esfuerzos por incluir en la segunda pregunta de mi repertorio la edad, termino saliendo con hombres menores que yo... lo peor de todo es que me divierto un monton jajajaj