jueves, 16 de abril de 2009

POCHOLADICA


Una de las cosas que más me gusta de ir cumpliendo años es que llega un momento en que la vergüenza se queda por el camino, sobre todo cuando se trata de “asunto hombres”. Pasados los 30 y si estás en el mercado, cuando alguien te interesa te lo curras y si él no responde es porque obviamente, no ha sabido percibir lo estupenda que eres. Él se lo pierde.

Por eso me pareció tan simpático el comentario que anoche la amiga de la amiga de un amigo hizo sobre éste último cuando ya nos despedíamos:

- “Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy…. Es una pocholadica!”

Joer “Pocholadica”!

Vale que el tipo en cuestión es adorable, cultísimo, encantador, divertido hasta decir basta, ingenioso, buena persona… y encima tiene un gusto fantástico para elegir las camisas. Pero Joer, “pocholadica” un tío de cuarenta y tantos…

Yo la miraba y la veía relamerse y afilar las garras encantada de la vida mientras él, que no se coscaba de nada, seguía apoyado en la barra del bar hablando con el resto de lo divino y lo humano. Y me pareció fantástico comprobar que a veces, los encuentros “fortuitos” amañados por amigos bienintencionados pueden llegar a funcionar.
.
O no.
.
Porque la verdad es que no se lo que pasó. Me retiré pronto con FHMP y ellos se quedaron ahí, supongo que conociéndose. Pero cada vez que me viene a la cabeza esa “Pocholadica” no puedo evitar sonreír al pensar que en el fondo, la vida es estupenda.
.
pd. Por cierto, A., no te voy a hacer pasar el mal rato de confesar si al final, te mordió o no. Pero me enteraré. ¿Acaso lo dudas? ZRGZ es un patio de vecinas...

2 comentarios:

Lupita dijo...

Je, je, es cierto que una cuando tiene cierta edad y ve "algo interesante" no tienen reparos en intentar conseguirlo... aunque es difícil encontrarlos así como así... vivan pues los amigos bienintencionados... y sí, ellos se lo pierden si no saben reaccionar...
Besos María

Duncan de Gross dijo...

Uff, nunca había oido esa expresión, en fin...