jueves, 17 de julio de 2008

¿PASION O PLANCHA? Primera parte.

Sentados en la terraza del Teatro Romano, bromeamos con Mi compañera de viajes (MCV) y Atila sobre una decisión difícil. Puestos a elegir, ¿preferirias una noche de pasión o que os placharan las camisas que llevan esperando tres semanas?

Atila y yo optamos sin dudar por las camisas, e incluso él apunta que por unos cristales limpios haria casi cualquier cosa. MCV, recién llegada de su periplo marroquí defiende el encanto del sexo frente a la prosaica realidad de la intendencia doméstica.

Ocurre lo mismo con las parejas, que en las primeras fases de una relación se enfrentan a dos crisis importantes: el paso de rollo a noviazgo y la conversión del noviazgo en convivencia. Si ambos son capaces de superar ambas fases sin demasiados daños colaterales, la relación tiene posibilidades de salir adelante.


Cuando la historia no pasa de ser un rollo todo es encantador. Te esfuerzas como un bestia en hacerlo perfecto. Tu te depilas cada dos días y él se mete cuatro cafés y tres coca colas antes de llevarte al cine a ver esa peli afgana que tan buenas críticas ha recibido. Por la mañana, sales de la cama a hurtadillas para darte una ducha y cepillarte los dientes antes de que él se despierte, mientras él jura que el fútbol le importa un bledo aunque España juegue la final de la Eurocopa.

Con el paso a novios el tema se relaja. Ya no pasa nada porque te vea una mañana sin rimmel y a tí, hasta te hace gracia que lo primero que haga al llegar a casa sea meterle mano... al mando de la tele. Si un jueves te duermes nada más meterte en la cama, él entiende que estás muy cansada y tu te haces la loca cuando el Marca comienza a colarse entre el resto de la prensa. Ya no te trae bombones ni botellas de vino carísimo, pero a cambio te coge leche en el súper cuando a ti no te da tiempo...

(continuará)

2 comentarios:

amparito dijo...

Decidir quien plancha las camisas (fácil, cada uno las suyas, o no se plancha...) o quien limpia los cristales es duro...
Pero cuanto menos tardes en mostrarte "tu mismo" mejor, a lo mejor te llevas una sorpresa y gustas más asi...

Besos, todos los posibles
Te leeré a la vuelta

P.d.-Y q pasó con esa serie de la que nos prometistes nuevos capítulos de los hombres y la cocina...?

Lupita dijo...

UNa reflexión estupenda, me ha encantado lo de las dos crisis (rollo - noviazgo; noviazgo - convivencia) porque es absolutamente real, je, je.
He dejado en mi blog algo para tí.
Saludos.