miércoles, 30 de abril de 2008

REDACCION




Insisto.

No es que sea desconfiada, pero después de más de tres meses el sapo sigue sin aparecer, asi que yo insisto y me voy de nuevo de viaje con el FHMP.

No es que sea retorcida, pero he pensado que el viaje anterior quizá fuera demasiado complaciente con sus gustos, tanto museo, tanto museo, asi que he preparado un recorrido extremo más propio del equipo de "Al filo de lo imposible" que de una comedia romántica.

No es que sea rencorosa, pero después de la chapa que me habeis dado todos con la historia de los hoteles con encanto y de lo pija que soy, estoy deseando llegar al que el FHMP ha buscado en Foix para ver con lo que me encuentro.

En fin, que a la vuelta os cuento.
ME VOY DE PUENTE!!!!!!!!!!!!!!!
.

martes, 29 de abril de 2008

DESEOS QUE SE TERMINAN POR CUMPLIR

Burritos de Barbenuta en Nochevieja


Confieso, aunque mis amigos ya lo saben, que tengo una tendencia irrefrenable a emparejar a todos los que me rodean. Aunque los últimos meses he aprendido a vivir sola y he estado francamente bien, sigo pensando que en pareja se está mucho mejor. Asi que en últimamente he propiciado una serie de cenas y salidas colectivas a las que he invitado a personas que no se conocían para ver si entre unos y otros se podían llegar a entender.

De todas esas mimbres han salido algunas cestas y estoy segura, aunque ellos lo nieguen que alguna más saldrá. Es cuestión de tiempo que C. se caiga del guindo y mire alrededor para encontrar algo que le convenza definitivamente. Es cuestión de tiempo que E. y G. vuelvan a encontrarse y respecto a P., yo sigo buscando.

Pero claro, una cosa es lo que una quiere y otra lo que las hormonas disponen. Y es que esto del amor es muy raro y buena prueba de ello es que si entras en el mercado dispuesta a encontrar al farmaceútico con gafas aficionado a la ornitología con el que fundar una familia, lo más seguro es que termines liada con el camarero del bar de la esquina que, por supuesto, te va a dar muy mala vida.

Las mujeres fantásticas nos tomamos ayer la tarde de tiendas y terrazas y entre otras cosas hablamos de deseos. Una, está convencida de que el ideal es posible y solo se trata de esperar a que aparezca. Otra, asegura estar cansada de tanto buscar sin haber encontrado nada que merezca la pena. Y la tercera, no esta segura de saber lo que quiere.

Hay una frase por ahi pululando que reza "Ten cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir" y yo cada vez estoy más convencida de que es cierta. Ahora bien, como en esta vida las cosas no pueden ser tan sencillas, he comprobado que los deseos se acaban cumpliendo... pero no exactamente como los habías pensado.
.

lunes, 28 de abril de 2008

CAMBIAR LA HISTORIA


Desde hace algunos años milito en el bando de los que pensamos que una discusión de vez en cuando puede servir para mejorar sensiblemente las relaciones de pareja. Sin embargo, en el otro lado de la mesa y separados por una botella de verdejo de Rueda fresquito, el FHMP alega que caminar por el precipicio solo puede llevarte a que en cualquier momento, te encuentres estampado en el fondo.

Como lo miro y creo ver a Zenón de Citio sentado a la sombra y lejos del peligro, contraataco desempolvando a Marx, Engels y sus síntesis superadoras para explicar que a veces, en una discusión salen a relucir cosas que en el día a día guardamos escondidas en el fondo de nuestros cajones. No me refiero en ningún caso a una de esas broncas destructivas y dañinas, sino a algo más parecido a un debate clásico en el que ambos contendientes tienen claras las reglas del juego. No valen los reproches, ni los golpes bajos, pero si soltarnos la melena, olvidar lo que es apropiado o no lo es y en definitiva, darnos el placer de decir sin tapujos lo que pensamos.

Hay un antiguo dicho que reza “Sobreentendido, malentendido” y sirve posiblemente para casi cualquier situación. Sacar a la luz lo más oculto, ventilarlo y volverlo a guardar, limpio y planchado es un ejercicio de salud sentimental, como las limpiezas de primavera que se hacen en las casas y que muchas veces permiten que encontremos cosas que habíamos olvidado o creíamos perdidas. Se trata simplemente de poner sobre la mesa lo que hay, lo que queremos que haya y buscar la manera de conseguirlo.

Y si, posiblemente, con su estoicismo Zenón de Citio vivió muy tranquilo, pero Marx y Engles cambiaron la historia.
.

domingo, 27 de abril de 2008

UN YERNO IDEAL


Todos los años por estas fechas, mis padres acuden a una cena multitudinaria en la que con la excusa de la celebración de una fiesta local, se reúnen un centenar largo de matrimonios que rondan los 60. Lo que mi madre me cuenta a la mañana siguiente me permite hacer un estudio sociológico casi científico del estado sentimental de mi generación visto a través de los ojos de nuestras madres.

La escalada comenzó hace unos años, cuando mi señora madre volvió de la fiesta horrorizada porque de una mesa de 20 personas, ellos eran los únicos con hijos sin separar. Normal. Ni por la cabeza de mi hermano ni por la mía ha pasado nunca (que se sepa) la idea de montar ningún numerito similar a una boda. No hay boda, ergo, no hay divorcio. Mi madre durmió tranquila durante doce meses.

Al año siguiente, las cosas empeoraron. El centro de la conversación fueron las malvadas ex mujeres que hacían la vida imposible a los sufridos hijos exprimiéndoles hasta el tuétano con la excusa de los hijos. Dado que no había nietos de por medio, que la perra vivía felizmente para todos en régimen de custodia compartida, que la relación de toda la familia con mi ex era espléndida y que mi hermano seguía sin casarse ni procrear con su novia de toda la vida, mi madre volvió a respirar tranquila.

El año pasado, aquellos hijos e hijas separados habían conseguido salir del pozo y sus madres amantísimas se habían empeñado en rehacer sus vidas costase lo que costase. En aquella mesa se fraguaron alianzas matrimoniales más propias de la época de Jaime I que del año 2007, con tan buena suerte que mi recientísimo descalabro sentimental todavía no era público. Así que mi queridísima madre se perdió la ocasión de buscarme un novio entre los hijos de las amigas. Afortunadamente.

Este fin de semana han vuelto a la dichosa cena. Por lo que me ha contado, parece ser que la estrategia de emparejar antiguos compañeros de colegio ha terminado como el rosario de la aurora. Las ex siguen malmetiendo, la nómina no llega para la pensión y el piso de soltero y los niños, no se aclaran. El caso es que las madres han decidido organizarse y salir a la búsqueda de posibles solteros/as, sin hijos ni ex parejas y a poder ser, funcionarios.

No he querido saber más. Discretamente he cambiado de tema y a la que he podido, he cogido el coche para salir pitando. Creo que tardaré algún tiempo en volver por el pueblo…

martes, 22 de abril de 2008

CUESTION DE FORMAS

.
Hotel Arts, Barcelona
.
A vueltas con el tema de los viajes y cuando por fin conseguimos un hotel para pasar el puente de mayo en la zona que queremos recorrer (luego dicen que hay crisis), el FHMP me acusa de ser una "pequeñoburguesa plagada de convencionalismos liberales" y de dejarme "perder por las formas". Y todo porque mi concepto de lo que es un hotel adecuado no coincide con el suyo.

Minutos después, mi mejor amiga me cuenta que su acompañante para el puente le ha mandado una propuesta de hotel en el Pirineo Oriental que parece el escenario de una de las peores películas de Esteso y Pajares en pleno boom del destape. Para que los lectores del otro lado del charco me entiendan, suelos de baldosa, dos camitas, baño alicatado en blanco estilo años setenta y un edredón de flores a juego con las cortinas. Ah, y sin olvidar el crucifijo sobre la cama. Vamos, como para buscar el salto de cama de nylon con que pasaron la noche de boda nuestras madres y volverlo a poner en uso. Fuegos artificiales asegurados.

A todo esto, tercia en la conversación el novio de un amigo de toda la vida que suelta una frase de la que aún no me he recuperado y que transcribo al pie de la letra: "Las mujeres sois muy tikismikis. Los hombres en cualquier sitio sacamos la polla". Por cierto, ellos pasarán el puente en Amsterdam y no creo que contando tulipanes.

Esta bien. Reconozco que cuando te vas de viaje con la persona con la que quieres estar, lo que importa es la compañía. Pero también es cierto que el escenario ayuda y mucho. Porque no es lo mismo pasar una noche fantástica en un hotel como el que ilustra la foto del encabezado o que en la pensión La Pulga.
.
Las relaciones hay que cuidarlas y eso incluye una puesta en escena adecuada. Si, de acuerdo, nos encanta hacer siesta en el sofá los domingos por la tarde y ducharnos con vosotros de vez en cuando a pesar de entrar como sardinas en ese baño tan pequeño. Pero queridos, deberías daros cuenta de que las mujeres no encendemos velas porque pensemos que se va a ir la luz, ni compramos sujetadores de encaje para ir más frescas ni por supuesto nos empeñamos en arrastraros a pasar la noche en un hotel con jacuzzi por no hacer la cama en casa. Y además, que narices, ya no tenemos diecisiete años!
.
Lo que queremos es magia. Y mimos. Y sobre todo sentir de vez en cuando que nos encerramos juntos en un espacio ideal para dedicarnos solo y exclusivamente, el uno al otro. Y podeis llamarme snob, pero una cama de dos metros, bañera redonda y el desayuno en la habitación, ayudan muuuuuuuuuuuuuuuuuucho a concentrarse en lo que una hace.
.
Garantizado.




DIABOLICA TECNOLOGIA

.
Que tire la primera piedra el que nunca haya metido la pata hasta los mismísimos enviando un correo electrónico o un sms a quien no debía. Chungo, eh? Jajajaja

Lo pregunto porque gracias a un desliz digital (por dedo, claro) hace unos días recibí un sms que obviamente no iba dirigido a mi, y por el que pude enterarme de que un caballero ha roto la cama de una señorita. Y deduzco, aunque esto es solo deducir, que jugando al Monopoly no habrá sido. O si, vaya usted a saber, que cosas más raras se han visto. Y no, si he aguantado casi dos semanas sin confesar, no voy a decir ahora de quien se trata.

Por cierto, querido, lo dice mi abuela "Lo que no quieras que se sepa, mejor no lo hagas".

No es el caso de mi amigo, que defiende a capa y espada su soltería, pero hablando de metidas de pata tecnológicas, no puedo menos que recordar la cantidad de estadísticas que hay publicadas sobre el número de infidelidades que se descubren debido a un error con el móvil. De hecho, creo recordar que la entonces señora de un conocido político del Partido Popular, pareja actual de una galerista de arte, se enteró de la vida paralela de su marido cuando recibió un sms "demasiado cariñoso".

La cuestión parece ser tan cotidiana, que incluso en una web de una agencia de investigadores privados publican "pistas" que nos pueden poner en alerta sobre una posible infidelidad. Y en la lista, que copio a continuación, el teléfono ocupa los primeros puestos.

Lista de comprobación de la infidelidad:

1. Jamás se separa de su teléfono móvil ni por supuesto, lo deja al alcance de nadie.

2. Mantiene conversaciones de teléfono privadas o discretas a través del móvil.
3. Tiene cuentas separadas (banco, teléfono y email).
4. Presta más atención al aspecto (dieta, ropas y GYM)
5. De repente comienza a usar perfume.
6. Las relaciones sexuales o la intimidad del dormitorio cambian.
7. Se multiplican los viajes con los amigos.
8. Pasa las horas enganchado a internet y utiliza contraseñas privadas.
9. Pasa más tiempo en el trabajo o el trabajo le obliga a viajar.
10. Te lo dice tu instinto y eso casi nunca falla.

A mi personalmente, la que más me gusta es la décima, aunque como asegura la sabiduría popular, el interesado suele ser el último en enterarse.

Por cierto, desde que acompañó a la señorita a comprar una cama nueva en IKEA mi amigo anda desaparecido en combate.... Y dudo si llamarlo al móvil o ponerle un sms.

lunes, 21 de abril de 2008

AL FIN DEL MUNDO...

.


Por amor, una emprende viajes que nunca sabe donde le van a llevar.


Después de tantos años con la maleta a cuestas, he aprendido que si algo define el momento en que se encuentra una relación de pareja, eso es, sin duda, los viajes que se hacen juntos. O separados.

Cuando una es joven y está colgada, va a donde haga falta. Que el sujeto es montañero? Al Posets que nos vamos. Que le gusta bucear? Pues al Delta a por mejillones hasta que podamos pagar un viajecito al mar Rojo. Y así, terminas en cualquier pensión de mala muerte en un pueblo de los Cárpatos a 40º a las dos de la madrugada y decidiendo si meterte en una cama llena de chinches o seguir pisando cucarachas mientras los mosquitos de tamaño gorrión atraviesan hasta el chubasquero.

Pero el tiempo pasa y el cuelgue por el novio prosoviético se va relajando. Y después de unos años pateándote todos los países del Este, empiezas a exigir que el viaje en tren nocturno de Moscú a San Petersburgo al menos sea en primera clase y que ya que vamos a los Balcanes, echemos unos días en una cala junto a Dubrovnik. Es la época en la que de repente, sientes la necesidad imperiosa de recuperar las viejas relaciones con las amigas del alma y para ello, ¿que mejor que Roma, París o Londres?. Eso si, solo chicas.

Tanto Lenin, tanto Lenin, terminas hasta el moño y cambias de novio. Inicias entonces una relación clandestina que te lleva a recorrer todos los hoteles rurales con encanto de las dos Castillas, con un doble argumento: nadie en su sano juicio va a llegar hasta ahi y ya que no hay nada que hacer y nadie que nos conozca, ¿que mejor que dedicarnos al sexo?.

Al principio lo de cenar haciendo pic-nic en bolas en la habitación, montar numeritos en el jacuzzi y batir el record de permanencia en cama hace gracia. Pero conforme pasan los meses, tanto Machado empieza a agobiarte y no puedes pasar junto a un cartel de Sigüenza sin que te entren sudores fríos. Afortunadamente, cuando estas a punto de preguntarle en serio si desertó en la mili y no puede salir del país, la historia se termina.

Vuelves a coger aviones a Florencia, París, Petra... y recuperas con las amigas el placer de los viajes al extranjero.

A todo esto, te has hecho mayor y sabes lo que quieres. Ya no te sirve cualquiera. Ni un hombre ni un viaje. Y como además llevas varios destinos a cuestas, la lista de posibilidades, tanto de unos como de otros comienza a reducirse peligrosamente. Entras en la fase crítica de la negociación.

Y empiezas a buscar un destino en el que no hayas estado, con vuelo directo a horas apropiadas y fechas que cuadren con el calendario laboral, que tenga ruinas que ver y hoteles maravillosos donde descansar, que te garantice buen tiempo pero sin demasiado calor, que puedas ir de compras y ver museos indispensables y lo más importante, que puedas pagar.

Y si a pesar de todos los peros, encontramos cada pocos meses ese viaje ideal... como no mantener la esperanza de que el tipo divertido, tierno, leído, bien vestido, alto y guapo tarde o temprano no va a aparecer? Entre otras cosas, claro está, para llevarte las maletas.
.

viernes, 18 de abril de 2008

QUE SER COBARDE NO VALGA LA PENA...

.

Las flores, mejor verlas vivas cuando te levantas.

Pablo Milanés y Chucho Valdés acaban de sacar un disco juntos que tiene dos peculiaridades. Lo compusieron y grabaron por separado, uno las letras, el otro la música y lo más gracioso, los tracks del cd no coinciden con los títulos de la portada. Es por lo demás, un disco sencillo, solo voz y piano y triste, como suelen ser las canciones de Milanés. En resumen, solo para incondicionales.

Como no encuentro el de María Jiménez cantando por Sabina que es el que habitualmente utilizo cuando me calzo el delantal y los guantes de goma para cantar a grito pelado al tiempo que paso el mocho, lo pongo en esta tarde de viernes mientras marujeo a lo bestia con fregona y bayeta por toda la casa. Hasta que una canción me para en seco.

Son apenas tres versos que hablan de una historia que terminó y que una parte de la pareja se empeña, contra viento y marea, en mantener. Y me vienen a la cabeza la cantidad de historias así que hay por el mundo. Lo cobardes que somos cuando se tratar de poner fin.

Los que todavía nos mantenemos en el romanticismo radical militante y pensamos que el amor es lo que importa por encima de todas las cosas miramos incrédulos a esas parejas de techo que comparten poco más que dos llaves iguales y una hipoteca. Los que viven esa situación, posiblemente podrán dar siete mil causas que justifiquen ese orden de cosas.

¿Es el amor lo que de verdad importa? ¿O llegados a cierto punto vale más olvidarse de cuentos de hadas y amarrar las dos nóminas que sumadas nos permiten vivir como hasta ahora?

Pero no es solo una cuestión económica. Es el infierno de las vacaciones sin planes, el repartir los amigos que siguen viviendo en pareja, el que a veces somos incapaces hasta de ir solos al cine y es, en definitiva, que la soledad y lo que implica nos aterra.

Así que un ¡hurra! por los que cuando una relación termina cogen sus cosas y se marchan sin prolongar la agonía. Un ¡hurra! por los que no tienen miedo, por los que creen en si mismos, por los que son capaces de empezar, solos, de nuevo.

Un ¡hurra! por todos aquellos valientes que aún creen que el amor vale más que un coche nuevo.
.

jueves, 17 de abril de 2008

MANDA HUEVOS



La foto no tiene nada que ver, pero ¿a que mola? Es la portada de la Catedral de Roda
.

M. que es un encanto, aunque casi siempre se empeñe en esconderlo bajo esa apariencia tan seria, funda la Asociación ninguna entrada en el blog de Maria de Mave sin comentario. Y yo, se lo agradezco de corazón.

Veréis, este blog nació una tarde a finales de 2007 en la que andaba peleando contra una de las peores gripes que he sufrido y fue precisamente él quien me puso en la rampa de salida de esto de los blogs. Total, que lo que empezó como un divertimento para cuatro amigos ha ido creciendo, creciendo y creciendo y ahora tengo una estadística de entradas diaria bastante decentilla.

¿Cuál es el problema? Pues que entre muchos de estos fieles lectores se ha extendido una especie de pudor colectivo que les impide escribir post en las entradas. Unos alegan que los demás les reconocerán fácilmente (como si no nos conociéramos todos), otros, que no quieren ser protagonistas (mucho ego por ahí suelto, eh???), alguno, que entre tanto intelectual a ver que va a decir él y luego por supuesto, están los que nunca recuerdan el nick cuando llega el momento de escribir. A cambio, eso si, me tienen todo el día colgada del teléfono y el blog es el principal tema de conversación en los corrillos de cenas y terrazas.

Pero lo que de verdad me preocupa, es que últimamente y desde distintos frentes lectores me acusan de estar siendo especialmente cursi y pastelona. Dicen que les importa un pito lo bien que yo duerma por las noches y lo contenta que me levante por la mañana y que como no meta más caña, van a cambiar de blog…

Y es que la vida es la hostia. Porque cualquier sabe que las mejores creaciones literarias, musicales o artísticas en general nacen de los malos rollos amorosos, asi que manda huevos que después de pegarme nueve meses en el mercado, correrme juergas como hacía años que no me corría, conocer a gente estupenda y algún impresentable que otro, besar también a alguna rana y en definitiva recabar toda la información del mundo para alimentar una bitácora de relaciones personales, conozca a FHMP ** justo a los quince días de empezar a escribir el blog...

Si eso no es casualidad, que baje San Bill GAtes y lo diga.

** Para las nuevas incorporaciones que no han leido el blog completo, FHMP es el Fulanito Hasta el Momento Perfecto, cuya influencia sobre mí según los amigos, está convirtiendo este blog en una especie de pastelería virtual. Y juro que yo intento tener alguna bronca con él, por aquello de dar vidilla... pero no se deja.


.

miércoles, 16 de abril de 2008

FANTASIA Y REALIDAD


Cuanto más conozco al Rocketón, más me gusta. Es interesante, inteligente, atractivo y sobre todo, diferente. Tiene, por otra parte, las ideas más que claras y aunque las apariencias engañen a nada que rasques bajo la chupa de motorista, guarda un corazón enorme. Por más que lo pienso no me explico como las mujeres de esta ciudad no hacen cola en la puerta de su casa.

Sin embargo, él sostiene que en general y con hombres de su estilo, las mujeres solo buscan rollos de una noche y que a la hora de la verdad cuando llega el momento de comenzar una relación seria, eligen un perfil políticamente más correcto.

Y puede que tenga razón.
En mi época en la universidad, andabamos todas locas tras el camarero de un bar llamado "Al abordaje", en la Gran Vía de Salamanca. Nos parecía el summun de los peligros de la noche salmantina y babeabamos cada fin de semana como locas echando horas en la barra de su bar. Mientras, nos íbamos acoplando con buenos chicos de Ávila que nos llevaban al cine y dejabamos que el camarero protagonizara nuestras fantasías sexuales. La tontería nos duró hasta que el buen hombre aprobó unas oposiciones a funcionario de prisiones y pasó al otro lado de la barra del bar.

Afortunadamente, coincidió con la licenciatura.

Lo diferente, los prohibido, lo que se sale de lo normal, nos tienta sin remedio. Nadie (o eso creo) tiene un sueño erótico con el charcutero de la esquina, sino que elegimos para nuestras fantasías aquello que no podemos tener, lo que nos atrae y nos da miedo al mismo tiempo. Queremos probar la fruta pero no cargar con la sandía entera. Queremos vivir una experiencia límite pero sin pagar peaje por ella. Queremos, desde la comodidad de nuestra casa segura, tener una historia que contar. Y puestos a contar historias entre susurros a las amigas, a atesorar recuerdos para los malos tiempos que sin duda vendrán, ¿que mejor que un tio con pinta de Marlon Brando, cazadora de cuero incluída y subido a un pedazo de moto?

Pero... tendrá razón el Rocketón? Hay hombres para alimentar fantasías y hombres para la vida real? ¿Que pensais?

lunes, 14 de abril de 2008

COMO ANOCHE

.


Me llama una de mis mejores amigas, de una vida y una ciudad anterior para pedirme más detalles de algunas de las cosas que cuento en el blog. En castellano antiguo, cotilleo puro y duro.

Le pongo al día de lo que ha ocurrido en los últimos meses y concluye diagnosticando y de paso acusándome de no haberme enfrentado todavía a la verdadera prueba del algodón. Alega que mi vida no es la real y que así, con una agenda a base de viajes, teatros y juergas es difícil saber si una relación funciona o no. El comentario, lógicamente, me sienta como un tiro y protesto enérgicamente alegando que ya tendré tiempo de aburrirme en casa un domingo por la tarde.

No fué el caso de ayer. Domingo en que entre otras cosas, tuve que pasar por el Tanatorio para despedir al padre de una de mis amigas de la infancia. Supongo que conforme la muerte te va robando caras terminas acostumbrándose a esa sensación terrible que provoca el saber que la persona que hasta ayer estaba ahí, a tu lado, no va volver.

Después, mientras regresaba conduciendo bajo la lluvia en una tarde tormentosa de primavera no se me iba de la cabeza la imagen de la viuda cuando despierte a la mañana siguiente y alargue la mano buscando a quien durante tantos años ha dormido a su lado. Me preguntaba cuando tiempo tendrá que pasar hasta el abrirse una puerta, no espere, inconscientemente, verlo aparecer de nuevo.

Total, que llegué hecha polvo. Con una de esas tardes negras de domingo en las que el ánimo te duele y solo quieres esconder la cabeza en un agujero y que sea lunes ya.

Pero entonces apareció. Sonriendo y lleno de abrazos y besos. Y dejo de llover y de hacer frío. Y si. Posiblemente esta vida no sea real, pero hoy por hoy prefiero pensar que cuando llegue el momento de volver a pisar el suelo, él estará ahí para recogerme. Como anoche.
.

domingo, 13 de abril de 2008

contigo

Contigo
.
El cielo desde casa en primavera, esta mañana.


De entre todas las canciones de Sabina, hay una que tiene la santa virtud de poner mi vida patas arriba cada vez que la escucho. Hablo, claro está, en sentido metafórico y la revolución no va más allá de una purga emocional y unas cuantas pajas mentales sobre lo que soy, el camino recorrido y hacia donde quiero ir. En castellano antiguo, se llama ataque de agobio (Lo siento, María. Es lo que hay).

La canción se titula "Contigo" y dice así:
.
Yo no quiero un amor civilizado, con recibos y escena del sofá; yo no quiero que viajes al pasado y vuelvas del mercado con ganas de llorar. Yo no quiero vecinas con pucheros; yo no quiero sembrar ni compartir; yo no quiero catorce de febrero ni cumpleaños feliz.
.
Yo no quiero cargar con tus maletas; yo no quiero que elijas mi champú; yo no quiero mudarme de planeta, cortarme la coleta, brindar a tu salud. Yo no quiero domingos por la tarde; yo no quiero columpio en el jardín; lo que yo quiero, corazón cobarde, es que mueras por mí.
.
Y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres porque el amor cuando no muere mata porque amores que matan nunca mueren.
.
Yo no quiero juntar para mañana, no me pidas llegar a fin de mes; yo no quiero comerme una manzana dos veces por semana sin ganas de comer.
Yo no quiero calor de invernadero; yo no quiero besar tu cicatriz; yo no quiero París con aguacero ni Venecia sin ti.
.
No me esperes a las doce en el juzgado; no me digas volvamos a empezar; yo no quiero ni libre ni ocupado, ni carne ni pecado, ni orgullo ni piedad. Yo no quiero saber por qué lo hiciste; yo no quiero contigo ni sin ti; lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes, es que mueras por mí.


Siempre he envidiado a aquellos que, como J. son capaces de coger un mochila y echar a andar sin volver la vista atrás. Gente sin hipotecas, ni primeras comuniones de sobrinos ni lunes por la mañana frente a una agenda que condena las posibilidades de la semana entera. Personas que no saben dónde estarán mañana ni como será su próxima Nochebuena. Afortunados que pasan la vida viajando sin que el tiempo ni el entorno tome decisiones por ellos. Hombres y mujeres libres de verdad.
.
Muchas veces pienso en ellos desde mi casa estupenda pagada gracias a una cómoda hipoteca que financio con un buen trabajo que también me permite viajar y alojarme en hoteles de diseño. Este fin de semana he visto a los amigos de la infancia, que afortunadamente, lo siguen siendo y posiblemente esta noche me iré a dormir después de una cena romántica regada con un vino especial. Me colocarán las almohadas para que duerma mejor. Es una buena vida y lo se.
.
Pero no puedo evitarlo. Cada vez que Sabina canta "Contigo", el alma se me vuelve del revés.

viernes, 11 de abril de 2008

QUE LOS JUEVES LOS CARGA EL DIABLO

.
En esta vida en la que casi nada es lo que parece, hay sin embargo dos principios fundamentales que pocas veces fallan:
  1. Que los jueves los carga el diablo.
  2. Que si uno mezcla vinos de distintos colores y D.O. posiblemente termine muy mal.

Jueves 19.30. Teatro Romano de Zaragoza. Conferencia sobre La Garnacha, uva autóctona de estas tierras que fue muy maltratada en su momento y ahora se está recuperando. Y ahí que nos vamos Carlitos, mi compañera de viajes y la cronista de la aventura. La segunda parte de la conferencia incluye una cata (ejem, en las catas donde yo había estado el vino no se tragaba) con blancos y tintos de las distintas D.O. acompañados de talos con bacalao, chacinas de una variedad de cerdo del País Vasco, tostadas con aceite del Bajo Aragón y queso fresco con mostillo.

Para que andar con tonterías. Salimos del Teatro como los romanos de una bacanal.

Pero como la noche es joven y más en primavera y con la excusa de que el FHMP no llegará hasta las once, rematamos la jugada cenando en la Republicana. ¿Nos faltaba tinto del Somontano? Ya hemos cumplido.

Botella de Viñas del Vero y gloriosa exhibición de corte de tapas con cuchillo en tres partes exactas más tarde, salimos de la Republicana justo cuando FHMP da señales de vida. Mi compañera de viajes, que en el fondo es más mala que el vino picado amenaza con ir al Hispano si no me quedo. (Para los que solo me conocen virtualmente, ir al Hispano es la ilusión de mi vida desde que vivo a este lado del Ebro, pero no consigo engañar a nadie para que me lleve y poder comprobar si lo que cuentan, es cierto).

Como desde que FHMP apareció en mi vida me he convertido en una mujer aparentemente responsable, no me dejo arrastrar a pesar de que Carlitos, sin duda contagiado por la bruja, se dedica a mandarme sms tentadores. Pero el angel de la guarda está atento y me inutiliza la Blackberry justo cuando FHMP me recoge en la esquina de Cesaragusta.

El caso es que esta mañana, al volver a entrar en red, han empezado a caer mensajes que en realidad, no se a que hora fueron enviados y que como cantos de sirena me llamaban desde el fondo de vaya usted a saber que antros. A esas horas, yo ya estaba en la cama.

Conclusión. Si yo que me retiré antes de que Cenicienta se volviera calabaza y sin dar el paso sin retorno hacia la copa larga, tenía hoy la resaca tremebunda que tenía... ¿como habrán amanecido los otros dos que posiblemente cerraron los pocos garitos que quedaban abiertos?

Veamos:

video

A estas horas, tienen que estar durmiéndola. Creo que cada uno en su casa. Pero no podría jurarlo. Los muy ********* dicen que si quiero enterarme de estas cosas, tengo que quedarme hasta el final...

Por cierto, estos dos fueron los mismos que el sábado pasado, aguantaron hasta que se hizo de día haciendo no se sabe que, no se sabe donde. Si alguien los vio, que lo cuente. Hay recompensa.

.

jueves, 10 de abril de 2008

Para historias chungas, ya está la vida real


Me llegan los datos de audiencias de ayer y me quedo seca. Pretty Woman, volvió a sentar frente a la tele, en su enésimo pase, nada más y nada menos que a cuatro millones trescientos mil españoles.

¿Alguien sabe cuantas veces han podido pasarla ya las distintas cadenas de televisión? Yo creo a fecha de hoy, debe ir a la par en número de reposiciones con Verano Azul.

Pero sea como sea, la historia de la Cenicienta reconvertida en prostituta callejera y redimida por Richard Gere sigue cautivando en prime time. Un chollo para los programadores.

Es además, una de esas películas que casi nadie reconoce como favorita, pero que si pillas empezada en la tele, engancha sin remedio. El encanto de Julia Roberts, las canas de Gere, el vestuario de ella y por supuesto, la historia de amor que termina como deben terminar las historias de amor en el cine. O sea, bien.

Porque para historias chungas, ya está la vida real.



miércoles, 9 de abril de 2008

VIVIR EN INTERNET

.


La semana de lluvia sin tregua que llevamos y que invita a correr a casa al salir del trabajo ha hecho que en vez de vernos en los bares nos encontremos por las noches en el msn. Coincido con E., al que hace meses no veía y me cuenta que la cita a ciegas que tenía pendiente la última vez que hablamos con una chica de otra ciudad hallada en Internet ha sido un éxito clamoroso. Desde entonces, vive en el AVE y su felicidad sería completa si no fuera porque su familia ha puesto el grito en el cielo asegurando que una historia así es “contra natura”.

Vivimos en Internet. Mi empresa crece día a día y lo hace en Internet. Compramos ropa, discos, entradas y hasta alimentos en Internet. Leemos la prensa, vemos vídeos y escuchamos música en Internet. Hablamos en tiempo real con personas que viven al otro lado del mundo y lo hacemos a través de Internet. Preparamos viajes, consultamos el pronóstico del tiempo y pagamos nuestras facturas en Internet. Y sin embargo muchos siguen censurando las relaciones que nacen a través de la red.

Vivimos en Internet. Participamos en foros de cine, leemos blogs extraordinarios, nos apuntamos a grupos de viajes o montaña y en vez de conocer a alguien a las cinco de la madrugada pasados de copas en un bar atestado de gente, lo hacemos en Internet. Y claro que corremos el peligro encontrar mentirosos patológicos, tarados o psicópatas, pero… acaso esos mismos no andan por gimnasios, cafeterías o supermercados mintiendo como mienten en la red?

Hace pocos días leía un reportaje sobre una plaza pública china en la que los padres de chicos y chicas acuden con sus fotos buscando pareja para ellos. Su trabajo diario les absorbe tanto que no encuentran tiempo para su vida amorosa o social. Es la misma plaza donde se venden verduras o zapatos, la misma donde actúan titiriteros o se leen anuncios públicos y la misma donde los ladrones acechan esperando cometer fechorías. Esa plaza tiene su reflejo en nuestro mundo. Esa plaza podría llamarse INTERNET.

martes, 8 de abril de 2008

CADA TRES MINUTOS Y SESENTA SEGUNDOS

.
Cada 3 minutos 60 segundos se rompe una pareja en España.
Un matrimonio dura una media de once años y cuatro meses.
Y a pesar de todo, seguimos creyendo en el Amor.
Si, con mayúsculas. Amor.

Los datos aparecen en un artículo que sobre la terapia de pareja publicaba este fin de semana un dominical. Curiosamente, el mismo dominical que incluye un reportaje sobre los nuevos robots que se construyen en Japón, con apariencia humana, una textura de piel casi real y destinados, en último término, a ejercer de compañeros sexuales sin dar más problemas que el agotamiento de la batería en un fin de semana de mucho tute.

Pero volviendo al tema de la terapia de pareja, los expertos aseguran que si ambos van convencidos y dispuestos a trabajarselo, el índice de éxito es del 65%. La terapia, por cierto, incluye regalos sorpresa del uno al otro (no valen las flores), viajes sin niños a lugares románticos para practicar sexo como locos y mucha conversación.

Y a mi, llegados a este punto, me salta el PepitoGrilloTocapelotas que llevo dentro y no puedo dejar de preguntarme si por mucho interés que le pongas, te va a salir convincente lo de regalarle un boxer estupendo y un fin de semana de rollo en el jacuzzi al señor que en el mejor de los casos lleva meses sin ponerte la mano encima (no hablemos ya de otra cosa), dirigirte la palabra a no ser para reprocharte algo y en definitiva, haciendo lo posible porque tu vida sea un infierno.

Pues no. A mi, no.

Una amiga abogada que presta asistencia jurídica en el Instituto de la Mujer me contaba que muchas de las parejas que llegan dispuestas a divorciarse se echan atrás en cuando, sin salir del despacho, mi amiga les obliga a echar cuentas de lo que un divorcio supone económicamente para cualquiera de las dos partes. Adiós a las vacaciones en el extrajero, adiós a los fines de semana de esquí y adiós a cambiar de coche cada cuatro años. Como poco. Total, que muchos terminan invirtiendo el dinero del divorcio en terapia de pareja.

Pero, ¿lo que está desgastado tiene arreglo? ¿puede volver a unirse lo que se rompió? Pienso sinceramente que no, que lo que se termina, mejor enterrarlo y seguir adelante. Aunque duela, aunque cueste, aunque tu vida cambie de manera radical. Si una relación está en las últimas, un arreglo lpodrá alargarla en el tiempo, pero tarde o temprano, se romperá.

Los datos parecen darme la razón.
Cada tres minutos y sesenta segundos, se rompe una pareja en España.

lunes, 7 de abril de 2008

"Claro, por ella, cualquier cosa"

.


Hace unos dias contaba aqui la ternura (y la envida, para que engañarnos) que me provocan las parejas ya mayores que todavía andan por la calle cogidas de la mano. No me refiero a esos matrimonios que caminan del brazo como llevan haciéndolo por costumbre desde que pasaron por el altar cincuenta años antes, sino de aquellos que todavía sienten esa necesidad irrefrenable que te obliga a tocar continuamente a la persona que amas cuando la tienes cerca.


¿Cual es el secreto? me preguntaba entonces. ¿Cual es el secreto? vuelvo a preguntarme después de colgar el teléfono tras una conversación con mi padre y comprobar de nuevo lo que tiene que ser que alguien siga amándote, hasta el punto de hacer cualquier cosa por ti, tras casi 40 años de convivencia.


Por distintas circunstancias de esas que se alargan y se alargan y se alargan, mi padres llevan ya muchos meses sumidos en un problema familiar grave que entre otras cosas, está dejando a mi madre al borde del agotamiento físico y sobre todo psíquico.


Ya sabeis, las madres cargan con todo.


Al echar un vistazo a la programación de los teatros de la ciudad para las próximas semanas, descubro que el 20 de abril desembarca en el Auditorio nada más y nada menos que Manolo Escobar, (el ídolo de juventud de todas las madres que han cumplido los 60) y se me ocurre que esa puede ser una buena excusa para hacer que por unas horas, mi madre se olvide de todo lo que le está haciendo la vida tan gris.


Pero necesito un cómplice. Así que llamo a mi padre y le propongo que comience la labor de zapa que conseguirá sacarla de casa un dia entero y traerla al Auditorio. Cuendo ya me había hecho a la idea de que su acompañante en el concierto del Escobar no iba a ser otra sino yo, me plantea que como voy a hacerle llegar las entradas. Perpleja le pregunto, "Ah, pero estás dispuesto a ir al concierto de Manolo Escobar?". Y él, solo dice:


"Claro, por ella, cualquier cosa"


Y llevan juntos casi 40 años.

.


viernes, 4 de abril de 2008

TE QUIERO, PERO SOLO COMO AMIGO

Te quiero, pero solo como amigo.

Que tire la primera piedra la que nunca se haya tenido que ver en la necesidad de soltar la frasecita de marras al amigo de siempre al que de repente, le da la neura y piensa que se ha enamorado. Es alucinante, pero por muchos años que pasen y aunque ya estemos mas cerca de los 40 que de otra cosa, sigue pasando y hay quien todavía no distingue amistad de amor.

Posiblemente habréis leído en alguna ocasión la versión masculina del asunto, una versión que alguien ha tenido el humor de convertir en un cortometraje cuyo enlace, mi amiga P. acaba de facilitarme.

http://es.youtube.com/watch?v=Fdw42278kRc

Os invito a que le echeis un vistazo. Merece la pena.

jueves, 3 de abril de 2008

SOY UNA MUJER FELIZ QUE DISFRUTA CON SU TRABAJO



(16.10h) SOY UNA MUJER FELIZ QUE DISFRUTA CON SU TRABAJO

No dejo de repetírmelo desde el fondo del pozo al que desde hace tres días me tiene condenada la Memoria de 2007. Cifras, datos, fotos, cuadros, recortes de prensa… Los papeles reales y virtuales han llegado a alcanzar tal volumen que he cerrado la puerta del despacho como Cortazar en “Casa Tomada” y con lo indispensable en un pincho de memoria me he venido a casa.

(17.14h) SOY UNA MUJER FELIZ QUE DISFRUTA CON SU TRABAJO

Y no solo eso, sino que tengo que estar agradecida a la Memoria, que acaba de descubrirme el placer que puede llegar a provocar el levantarse a poner una lavadora. Da igual que no hubiera ropa sucia. Las cortinas, las fundas de los cojines y si me apuras, hasta la funda del sofá van a terminar cayendo, solo por tener la excusa de levantarme de esta mesa.


(17.53h) SOY UNA MUJER FELIZ QUE DISFRUTA CON SU TRABAJO

Me he descubierto mirando de reojo la botella de coñac que uso con miel y leche cuando tengo catarro. Había oído hablar de que el aburrimiento doméstico empuja a muchas mujeres a la bebida, pero nunca pensé que me vería en estas. Me asomo a la terraza y como hace bueno, valoro la posibilidad de bajar con el portátil a la terraza del bar de abajo. Desisto. Para hacer el pijo siempre estamos a tiempo.


(18.34h) SOY UNA MUJER FELIZ QUE DISFRUTA CON SU TRABAJO

Y que a estas horas tiene la espalda hecha un cisco a pesar de las buenas mañas del FHMP como masajista aficionado. Me duelen músculos que no sabía ni que tuviera, entre ellos uno del dedo gordo que estoy utilizando toda la tarde para intentar borrar los correos que mis queridos compañeros me envían con más fotos, más cuadros, más datos… Mierda de tecnología!


(19.12h) SOY UNA MUJER FELIZ QUE DISFRUTA CON SU TRABAJO

Y cuenta con los riñones más limpios del hemisferio norte. Tres litros de agua en tres horas y diez minutos. Cuatro viajes al lavabo. Una lavadora. La botella de coñac sigue donde estaba. Nada de borillas bajo la cama. El papel y el vidrio, en sus contenedores correspondientes. Ni una sola visita a la nevera. REPITO. Ni una sola visita a la nevera…

SOY UNA MUJER FELIZ QUE DISFRUTA CON SU TRABAJO
(excepto un par de semanas al año, las de la maldición del Anuario)
.

miércoles, 2 de abril de 2008


CLASES DE SEDUCCION
.

El ayuntamiento de La Muela, organiza unas jornadas de seducción que se prolongan, nada más y nada menos que a lo largo de tres días completos.
Viendo el programa, yo me pregunto, ¿Qué pasa en La Muela? ¿Tan chungo está el tema como para que un consistorio tenga que tomar medidas y mandar a sus vecinos a clase?

Bromas aparte, si parece cierto que conforme va pasado el tiempo, las parejas se relajan hasta el punto que de repente una se encuentra un viernes sentada frente a la tele añorando esas noches románticas mientras su adjunto, en la otra esquina del sofá, ronca a pleno pulmón. Y lo peor de todo es comprobar que ya ni siquiera se te duerme encima.

Masajes, teatro, cromoterapia, expresión corporal… si echáis un vistazo en la web

http://www.vientodeseduccion.com/

podréis comprobar que el curso es completísimo, pero a mi, la verdad, me agobia.

¿De verdad es necesario tanto circo para seducir? ¿O simplemente es cuestión de currárselo un poquito?

Cuando era estudiante, al volver de unas vacaciones y abrir la puerta de mi habitación la encontré repleta de globos de colores, hasta el punto de no poder siquiera entrar. Decenas y decenas de globos brillantes que el noviete que tuve en la universidad había hinchado a pulmón solo para darme una sorpresa. No solo no lo olvidaré nunca, sino que en alguna caja en casa de mis padres hay todavía una masa pegajosa que hace 15 años fue un puñado de globos pinchados en plena celebración.

Pero ni siquiera hace falta dejarse los pulmones. Unas flores enviadas al trabajo porque sí, o un regalo sin necesidad de celebrar nada. Una escapada de tan solo una noche a cualquier sitio romántico en los alrededores o simplemente un abrazo por la espalda sin que venga a cuento. ¿Hace falta ir a clase para eso? Yo creo que no. Solo hacerlo. O en castellano antiguo, currárselo. Y me temo que en esta asignatura, tarde o temprano terminamos suspendiendo casi todos.

.

martes, 1 de abril de 2008

CIGÜEÑAS EN EXTREMADURA


Hace un par de años viajé en primavera por Extremadura,
entre dehesas, cerezos y palacios de antiguos conquistadores.
De aquel viaje me traje el recuerdo de las miles y miles de cigüeñas
que construían su nido en los lugares más insospechados.
.
Me contaron que las cigüeñas son fieles a sus parejas a lo largo de toda su vida
y que cuando quieren atención, llaman con una especie de clocloclo.
Hoy la agencia REUTERS ha distribuido esta imagen,
una especie de barrio de adosados para cigüeñas.
.
En un espacio tan poco romántico, sin campanarios, ni robles...
¿seguirán reclamando mimos a sus parejas de siempre?
¿
.