jueves, 31 de enero de 2008

ENSAYO SOBRE LA LUJURIA, segunda parte

.
Vagueando al sol de enero en una terraza en Sos, Bender pone sobre la mesa junto a los cafés, el debate sobre lujuria y pecado y plantea su punto de vista. Pecar es quebrantar una prohibición expresa. Y para ilustrar esta atracción por lo prohibido, convoca los fantasmas de Eva, Pandora y la mujer de Lot, a la que la Biblia ni siquiera da nombre.

Eva que comió de la manzana prohibida e hizo comer a Adán. Pandora que desató los vientos al abrir la caja que no debía abrir. Y la pobre mujer de Lot convertida en estatua de sal por echar la vista atrás, lo único que no podía hacer… Mujeres que quebrantaron las normas y pasaron a la historia por eso. Mujeres estigmatizadas por un momento de debilidad que desató grandes desgracias.

Volvemos a la entrada de ayer. Deseamos lo que no tenemos. Somos hombres y mujeres por igual, aquí si, eternos insatisfechos. El cuerpo que nos espera en casa, pasados los primeros estadios de la pasión, se nos hace tan cotidiano, tan accesible, que siempre parece que tiempo habrá. Y sin embargo, en las historias prohibidas la pasión tira de nosotros haciendo que arrasemos todo a nuestro paso.

Casi nadie que esté vivo, escapa en algún momento de su historia a esta atracción brutal por lo prohibido vestida de lujuria. Sabina lo cuenta en una canción que comienza así

“De sobra sabes que eres la primera,
que no miento si juro que daría por ti la vida entera,
por ti la vida entera;
y, sin embargo, un rato, cada día, ya ves,
te engañaría con cualquiera, te cambiaría por cualquiera…”

El pecado implica quebrantar una prohibición expresa y por lo tanto, la lujuria, para ser tal, convierte en objeto de deseo aquello que nos está vetado.
El pecado de lujuria no puede perpetrarse en casa.
No sería pecado, seria solo sexo.

3 comentarios:

Rocketon dijo...

Menos mal que la cita al mega progre la has puesto al final del post, porque hasta ahí he leído.
Por lo demás, por más que leo no logro seguir vuestro hilo argumental.......... con lo fácil que es resolver las cosicas en el aquí y ahora sin comerse la cabeza ni hacer tesis doctorales.
HAY POCO ROCK AND ROLL.

Anónimo dijo...

sAccedo a este blog por "gentileza" de este que ha escrito tan jugoso comentario sobre la lujuria. Y yo me pregunto ¿ por qué hablarán de lo que no saben..? gracias, está muy bien, sobre todo las fotos con muchas de las cuales me siento tan identificada e incluso emocionada.
Yaaaa... si, romanticismo,
Carpe Diem !! Maria de Mave

Sibila cumana dijo...

mejor me pongo un alias