lunes, 19 de mayo de 2008

LUNES, BENDITOS LUNES...

.

.
No se que tienen los lunes, que parece que los bendicen. Dice la ley de Murphy que si algo puede salir mal, no hay que preocuparse sino tener la certeza de que saldrá PEOR. Y esto se confirma más que nunca, los lunes.

Hoy era un dia de esos. Después de una escapadita de cuatro días a la playa con mi mejor amiga (si, es lo bueno que tiene programar el blogger, que te largas y nadie se entera), vuelvo con un tiempo asqueroso de lluvia a mares, con un par de kilos de más después de tanta paellita y tanto helado, con una agenda para esta semana como para meterse en la cama y no salir...

Pero afortunadamente una tiene amigos tan brillantes como el queridísimo C., que al saludo de "buenos días" vía correo electrónico ha respondido lo que sigue:

¿Buenos días?

1.- Como presidente de la comunidad tengo que ir al banco a primera hora, por el camino piso un charco. Ahora el pie derecho hace plof, plof a cada paso que doy. Voy a firmar un papel y vuelvo con tres, uno de ellos requiere la firma de ¡9 personas!

2.- Cojo el coche para ir al trabajo, ando 10 m. Tengo una rueda pinchada

3.- Como llueve, y estoy cerca, decido volver a casa a por un chubasquero. Cojo el paraguas del coche, lo abro y el mecanismo de apertura sale disparado. No hay paraguas.

4.- He dejado el coche mal aparcado en una parada de bus. Dos municipales me esperan pacientemente. Se apiadan de mi, pero tengo que mover el coche. Me acompañan calle arriba con mucha luz y mucho destello, todo el mundo se para a mirar y los niños me señalan con el dedo. Se bajan para ayudarme y les llaman, un accidente. Y que no tarde, que sigo estando mal estacionado. Vale, no pienso tardar mucho.

5.- Con las prisas no me he dado cuenta que el terreno tiene una ligera inclinación y el coche está justo aparacado en la zona mas inclinada.

6.- El jueves compré 16 botellas de agua de 2l que aún no he subido a casa, siguen en el maletero. Llevo la rueda de emergencia debajo del panel del maletero.

7.- Levanto el coche y empiezo a cambiar la rueda. Está atascada y empiezo a tirar de ella. El coche se mueve. Suelto la rueda. El gato resbala y el coche se va al suelo dejando la rueda mal pillada.

8.- Vuelvo a levantar el coche y al final consigo cambiar la rueda. Quito el gato, ¡ups!. ¿Cuánto hace que no mirais la presión de la rueda de repuesto?. Menos mal que tengo una gasolinera cerca

9.- Creo que entre una cosa y otra he perdido el móvil.

¿Buenos días?



Gracias, querido, por hacernos sonreir. Aunque sea lunes.

.

1 comentario:

Gabriel dijo...

Y yo me quejaba del mio:
-Me quedo sin gasolina en la moto
-Tengo un agujero en el zapato
-Creía que llevaba un chubasquero en la moto.
-Me dan una mala noticia del trabajo.
En fin, menos mal que se está acabando el dia