lunes, 1 de septiembre de 2008

EL CIELO DE LOS OTOÑOS GLORIOSOS

Foto de DAVID PEREZ HENS


Dice FHMP que cuando muera, iré a parar al infierno de las cuñadas rencorosas que es como una especie de Corte Inglés gigante donde decenas de cuñadas clonadas hasta el infinito te hacen la puñeta continuamente mientras tu vagas desorientada entre pasillos y pasillos de vestidos horrorosos .

Yo, prefiero pensar que dado que me pateé religiosamente todas sus basílicas intra y extramuros, San Pedro se apiadará de mí y me dejará vivir eternamente en el cielo de los otoños gloriosos, en el que el sol calienta por la mañana cuando sales a caminar entre las hayas y llueve justo a la hora en que vuelves a casa para que puedas apoltronarte en el sofá en buena compañía.

En este cielo, la edición especial de Vogue colecciones sale todas las semanas, hay papelerías enormes llenas de cuadernos sorprendentes, y los coleccionables de los kioscos vuelven a sacar libros interesantes por cuatro perras. En el cielo de los otoños gloriosos, en los que por la noche ya hace frío, las ediciones de Taschen y Franco María Ricci están al alcance de cualquiera y los cines suelen estar vacíos para que nadie haga ruido y puedas llorar sin pudor a tu antojo.

En mi cielo particular se viaja sin colas ni retrasos, los hoteles siempre están en el centro y los museos abren para cada persona. Las uvas, las setas y los arañones están en su punto justo, las bodegas tienen siempre vinos sorprendentes y las secciones de quesos son como en los mercados franceses. En el cielo de los otoños gloriosos se madruga por placer, las siestas siempre son placenteras y Yuri caza lagartijas a su antojo...

Es uno de septiembre. La vida real, que nos pisaba los talones en los últimos días de agosto ha terminado por alcanzarnos. Volvemos a poner los pies en el suelo.

2 comentarios:

Lupita dijo...

Hazme un hueco en tu cielo de lo sotoños gloriosos please, suena encantadoramente bien...
Es mi época favorita del año.
Saludos

cuandomequieras dijo...

mmm qué maravilla de sitio!!!una foto preciosa.
Venía a agradecerte tu paso por mi blog, pero creo que yo pasaré más por el tuyo, me está gustando casi tanto como el cielo de los otoños gloriosos.
Un abrazo...