miércoles, 24 de septiembre de 2008

TRATADO SOBRE LA INFIDELIDAD



"Yo no le pido fidelidad, le pido lealtad"

Cuando oigo a algunas mujeres pronunciar esta frase gloriosa, lo primero que me pide el cuerpo es tirarles un diccionario, no solo para ver si con el susto reaccionan, sino para que comprueben que semánticamente, lealtad y fidelidad están viculadas una a la otra (http://www.rae.es/) y que si lealtad se define como el cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad, ésta aparece en el diccionario de la Real Academia como "lealtad, observancia de la fe que alguien debe a otra persona".




Dicen los abogados que todos los matrimonios por amor deberían declararse nulos, puesto que el amor nos nubla los sentidos e inhabilita para el raciocinio. Quizá por eso cuando la persona a quien se ama profundamente es infiel, muchas mujeres busquen en la presunta lealtad la justificación a esa traición.

En una de esas tertulias de mujeres, publicada en una revista femenina, se planteaba la diferente percepción que hombre y mujeres tenemos sobre la infidelidad. A lo largo de unas cuantas páginas, una periodista, una empresaria, una escritora y una psicóloga, todas ellas rozando los cincuenta, desgranaban sus opiniones sobre el tema, entre las que por cierto, había frases gloriosas de la que me permito rescatar algunas:

"Me pregunto por que cuando se van con una prostituta parece menos pecado. ¿Es porque no hay afectos y se trata de una transacción económica? ¿Es porque a las mujeres les importa más la infidelidad emocional que la sexual?

"La infidelidad se divide en dos tipos: la que conlleva premeditación y la que no."

"Hemos de reivindicar la lealtad, porque hay traiciones mucho más dolorosas que una infidelidad sexual"


Las leo una y otra vez intentando convencerme de que sí, de que quizá en esto de la infidelidad hay grados. Que uno puede ser un poco infiel, bastante infiel o muy infiel y me pregunto si la gradación la da el número de amantes, la frecuencia de los encuentros o como cuando teníamos 16 años y empezábamos a tontear con chicos, hasta dónde le dejamos llegar.



Pero el interés de todo esto no está en los grados sino en el origen, en un viaje siempre doloroso hacia ese interior oscuro que nos gusta mantener con las puertas bien cerradas. ¿Que nos empuja a ser infieles? ¿Por que buscamos justificaciones cuando somos víctimas de una infidelidad? ¿Es posible hacer borrón y cuenta nueva? ¿Se puede sobrevivir como pareja a una infidelidad?


*** Las fotos son de Manuel, en Valderrobres.

12 comentarios:

utópico dijo...

creo que buscamos justificaciones (no solo las mujeres, tambien los hombres lo hacen) por una cuestion de ego. Si fueron infieles con una prostituta o en una borrachera, pues te da una esperanza de ti mismo, no te sientes tan mal contigo mismo, fue un deliz carnal, y eso es todo.

Si es una infidelidad planificada, pues el problema es obviamente uno, la pareja, ya no siente nada con uno y por eso busca satisfacer no solo el deseo (o quizas solo el deseo), sino tambien emociones, cariño, compañia, y eso destruye completamente el ego del traicionado, porque siente que ya no vale nada.

no se si se pueda sobrevivir a una infidelidad, pero no creo que yo pueda hacerlo, seria muy tajante en eso.

saludos!

Gabriel dijo...

Tiene que ser difícil sobrellevar una infidelidad (del tipo que sea), pero para mi la peor sería la emocional.
Es decir, un "desliz" sexual, dolería, pero podría ser perdonado (que no olvidado) con tiempo.
Pero una infidelidad en la que hay sentimientos (y no por ello debería incluir la parte sexual), sería, creo yo, mas difícil de sobrellevar.
Es una verdadera traición emocional.
El caso da para extenderse mucho mas, la verdad.

escarlata dijo...

Me pregunto: ¿se puede ser infiel sólo con el pensamiento,o para considerarse como tal tiene que ser un hecho consumado?
No me queda claro, pero nada ....
Ya estoy al día con el blog, ¡sí que hay movimiento, sí!
Saludos

Lilyth dijo...

Entre algunas justificaciones que he escuchado, está la de un amigo al que estimo mucho, menos mal solo somos amigos porque visto lo visto jajaja
Él dice que debes elegir entre ser fiel a ti mismo o fiel a la otra persona, porque si decides fiel a ti mismo y un día quieres zumbarte a todo lo que se mueve no tendrías culpa.
Cada vez que hablamos del tema sacamos otras perspectivas, pero hasta el día de hoy no ha logrado convencerme.

Duncan de Gross dijo...

Estoy de acuerdo con Gabriel, la emocional supongo que es la más chunga, de todas maneras, espero, y cruzo los dedos, no tener que pasar por ello...

Anónimo dijo...

María me gusta más cuando sacas estos temas que cuanod te pones en plan estupenda y requetepija como ayer con "el último sms", pero vamos para todos tiene que haber.
Escarlata, yo creo que las infidelidades de pensamiento no cuentan, de lo contrario estamos apañad@s, haríamos la competencia a los ciervos de cualquier reserva de caza. ¿Quién no ha fantaseado alguna vez con algun tipo super sexi con el que sabe que no duraría más allá del tiempo de echarse el cigarro de después?
Saludos, Porras.

Anónimo dijo...

En mi opinión, la única causa de que nos sintamos mal ante una infidelidad,sea del tipo que sea, es el síndrome de posesión que tenemos con respecto a los demás y la verdad, es que nadie es de nadie, salvo de uno mismo

Lupita dijo...

Lillyth, tu amigo se tiene montada una buena película para autojustificarse, en fin, cada cual con su conciencia.
En mi opinión creo que es absurdo hablar de grados de infidelidades. Una persona te es infiel cuando te engaña con otra persona y punto, no hay medias tintas. ...Es que sólo la besé... es que no tenías que haberlo hecho, es como decir, yo no le llegué a matar sólo le clavé el cuchillo en la pierna... no se si me explico. Creo que buscar grados y tipos de infidelidades si que es una forma de engañarse a uno mismo, de tener una excusa para arremeter contra el otro o por el contrario de darle otra oportunidad negándose a sí mismo lo evidente.
Y opino que el problema no es el hecho sino la causa, y no me vale lo del calentón pasajero porque para algo somos humanos con cerebro capaz de controlar los impulsos ¿o acaso le gritamos a nuestro jefe todo lo que se nos pasa por la cabeza? No, pués con esto otro, más de lo mismo.
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Yo creo que es infiel el que puede, no el que quiere y me parece falso y egoista eso de, no yo mi mujercita/maridito calentando la cama y yo alternando, si somos coherentes no es necesario ser infiel, puedes tener varias parejas en tu vida...repito: si puedes. Carolina

Joaquín Elías dijo...

La infidelidad es una posibilidad, otra es la poligamia. Recomiendo leer Las memorias de Adriano de Hector Aguilar Camín. También me parece pertinente este poema de Cernuda:
Beber dos veces de la misma agua,
Y al invocar la hondura
Una imagen distinta respondía,
Evasiva a la mente,
Ofreciendo, escondiendo
La expresión inmutable,
La compañía fiel en cuerpos sucesivos,
Que el amor es lo eterno y no lo amado

Anónimo dijo...

hola...
tengo una preocupacion infinita por que no se de que lado ver la infidelidad...
hace 3 años tenia un noviasgo normal pero desde hace algun tiempo mi pareja que es sociologo me propone que ya no quiere tener nada mas conmigo por que se siente obligado a ser fiel y que el quiere explorar otros mundos pero a la vez me explica el por que del asunto y me dice que a uno lo levantaron con ciertas costumbres que se creen que son verdades y no se escarban a fondo, no se aprovechan las oportunidades por miedo por temor a ver el otro lado de la infidelidad ....
la verdad me siento super mal por que me puso a elegir que : si yo queria seguia a su lado y que el experimentaria otros mundos y al igual si yo decidia tambien hacerlo el lo aceptaria ...como dice gabriel es muy dificil tratar de dejar la costumbre de la fidelidad duele demasiado y aun mas cuando hay amor de verdad en ambos solo que la pareja quiere experimentar y conocer otras cosas duele duele demasiado mas cuando se es conciente de tal infidelidad emocional..estoy en aprietos...no se que debo hacer..

... dijo...

tengo curiosidad de como acabo la historia del sociólogo....